¿Crisis en tu pareja? ¿Monotonía? ¿No hay sexo? Soluciónalo

Hemos entrevistado a la psicóloga Mariana Fiksler y le hemos preguntado sobre un tema que está muy presente en nuestras vidas: las relaciones de pareja.

Padresehijos.com, web desde la que atiende Mariana Fiksler, comienza su quinto año asistiendo y ayudando para que puedas vivir la vida que quieres y no la que debes o puedes. Reencontrarte contigo, dejar la soledad no deseada, recuperar la ilusión, la alegría… Te ayudan a hacerlo y te muestran unos consejos para sobrellevar mejor tu relación de pareja.

Las relaciones de pareja pasan por diferentes etapas que son relativamente controlables

¿Cuándo cree usted que es el momento, y me refiero a tiempo, en el que se empieza a apagar una relación?

No hay un tiempo, hay situaciones que la pueden apagar y están básicamente referidas a la pérdida de la individualidad, a la ausencia de espacios individuales. Sostener una pareja está directamente relacionado con el sostenerse a uno mismo.
La fusión de los integrantes de una pareja es un camino cortísimo hacia una relación que se apaga; que se ahoga.

¿Es cierto que existe una crisis a los tres años?

Vivir implica atravesar una sucesión de crisis y su resolución. La vida en pareja no está exenta de crisis pero no tienen un día de aparición, son producto de los desencuentros, de cambios unilaterales en los acuerdos iniciales de la pareja, de la incorporación de cambios como la maternidad o la paternidad que movilizan sentimientos muy arcaicos o de las mismas crisis individuales que desembocan en la pareja.

Muchas mujeres se sienten solas sin saber por qué

¿Es bueno intentar arreglar relaciones que han pasado por momentos difíciles?

Depende de la dificultad, si está relacionada con el maltrato o la denigración no es bueno en absoluto.
El arte de amar y convivir es una tarea que requiere dedicación y que se va llevando a cabo en el día a día y de a dos, cuando todo el trabajo lo hace uno solo y la otra parte está ausente habría que re-pensar qué es la pareja para cada uno y si la diferencia de ideas permite que la pareja siga sosteniéndose o ya no.

¿Confían los españoles en la auto-ayuda o más bien piensan que si algo se rompe es difícil de arreglar?

Hay dos o tres generaciones que pueden responder a esta pregunta ya que la formación incide mucho en las actitudes pero también es cierto que gracias a publicaciones como la vuestra la gente accede a una información riquísima que les muestra que existen otros modos, otras posibilidades,;básicamente la libertad de elegir. De hecho a mis talleres de autoestima vienen muchas señoras y señores que superan largo los 50 años y que se han independizado de las pautas generacionales accediendo a una calidad de vida óptima.
Cuando hablo de calidad de vida óptima hablo de haber descubierto que podían elegir; que pueden vivir la vida que quieren y no la que deben o pueden.

La pareja es un círculo social que necesita dedicación y poner mucho de parte de sus integrantes

¿Perderse el respeto en una relación que está marcada por la confianza y el tiempo no es inevitable?

Los principios de la ética y el respeto no tienen tiempo. Son eternos.

¿Podría darnos algunos consejos de pareja para que nuestras lectoras no lleguen a una monotonía casi segura, aquellas que ya llevan unos años?

Más que hablar de evitar la monotonía en la pareja, el mejor consejo que les puedo dar es el de no perder los espacios individuales.
Compartir con la pareja es algo excelente pero no con exclusividad. Tener actividades por separado, algunos amigos también; incluso suelo proponer a las parejas que cada uno se busque un espacio dentro de la casa que le sea propio y si tienen posibilidades una habitación propia donde poder estar cuando llegan esos momentos en que necesitan soledad.
Se trata de encontrar un espacio que les pertenezca exclusivamente, al menos en determinados momentos. (Y, al menos, en un comienzo; ya que se espera que el primer espacio abra aquellas puertas que han estado cerradas hasta ese momento). Un espacio propio dentro de la casa es un rincón para el alivio, para el desahogo, es el preludio de una cierta libertad pero quedando claro que la soledad de uno no es contra el otro. Es para uno, para una.
Hablamos de pareja y de individualidad. Hablamos de compartir tiempos y espacios y de tener tiempos y espacios individuales, independientes; hablamos de que la pareja no anule tu existencia anterior; porque la has tenido[…]
Los acuerdos a los que se llega en el principio de la pareja no pueden mantenerse eternamente; la persona cambia con el trabajo, las obligaciones, la maternidad, la paternidad, aún con los cambios sociales y culturales; por lo tanto el vínculo hace lo propio.

Sean famosos o no se necesita dedicación y tiempo para desenredar dudas sobre afectos y metas

¿Por que cree usted que las parejas siguen juntas, cuando hace meses que no hacen el amor, y en su fuero interno piensan que su pareja les aburre?

Una pareja puede seguir junta de muchas maneras posibles y poco parecidas al esquema de lo que una pareja debería ser.
En general -y muy en general- podríamos pensar en un miedo muy grande a perder el apoyo de la compañera, del compañero; pero más probablemente miedo a encontrarse a solas con uno mismo, responsable de si y a cargo de su propia persona.
Miedo relacionado con la baja confianza en uno mismo y en la dificultad de afrontar su vida sin alguien que se haga cargo de uno, sin alguien a quien culpar de los propios errores, de las propias debilidades.


¿A qué le tienen más miedo las mujeres españolas a la soledad, a la baja auto-estima o al aburrimiento?

Hasta que comprueban lo contrario, el miedo estará relacionado con la economía. Este argumento también está sostenido en lo que hablábamos en la pregunta anterior: Yo no sé. Yo no puedo. Yo no.

Si tienes ganas de más lee el siguiente reportaje de Mariana Fiksler:

¿El amor caduca? ¡Decubre por qué tu relación no funciona!

Autor: Maria de la Riva

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. Muy interesante tener tu propio espacio, amigos etc, pero en mi caso el problema es el contrario, lo común. Echo en falta compartir muchas cosas con mi pareja, además de la casa, comidas, etc

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *