Crioterapia: Los beneficios de las terapias con agua fría

Con los termómetros rozando los treinta y cinco grados en algunas ciudades de España, me parece un buen momento para hablaros de las terapias de salud y belleza con agua fría. Estoy seguro de que hasta las más frioleras estaréis dispuestas a escuchar mis recomendaciones en el comienzo de este verano que promete ser tan caluroso.

Seguramente habréis oído hablar de la crioterapia. Se trata de un tratamiento al que recurren algunos deportistas de élite muy conocidos, como Cristiano Ronaldo, que incluso ha llegado a instalar una criosauna en su vivienda. La sauna es una cabina helada en la que se aplica frío seco al cuerpo mediante temperaturas extremas.

Otra modalidad helada del bienestar, es la bautizada con el sobrenombre de ‘pozo frío’, que consiste en sumergir el cuerpo a un ambiente no tan helado, a unos 12º. La inmersión puede repetirse hasta tres veces.

crioterapia

En ambos casos, la sensación física es de relajación y ligereza y tiene mucho que ver con las propiedades dilatadoras y constrictoras de los vasos sanguíneos que nos aporta esta técnica.

La crioterapia resulta, por lo tanto, beneficiosa para la circulación sanguínea, la tensión y ayuda a nuestro sistema inmunológico, ya que potencia la absorción de algunas vitaminas que inciden en este proceso.

Pero, sobre todo -y estoy seguro de que este punto va a ser de vuestro interés- nos ayuda a perder peso, ya que incide en nuestro metabolismo consumiendo reservas de grasa almacenadas.

Si practicáis deporte tened en cuenta que las terapias en frío van a prevenir la aparición de las lesiones más comunes, puesto que el músculo, en plena extensión y calor, se contrae y pierde su hinchazón con el cambio brusco de temperaturas. Se recupera así de las microfracturas deportivas y se prepara para el próximo reto.

crioterapia

En cuanto a la belleza, no temáis, no es necesario disponer de una criosauna o tener acceso a un ‘pozo frío’ para disfrutar de las ventajas de las bajas temperaturas. Podréis encontrar algunas soluciones a pequeña escala e incluso prepararlas vosotras mismas. La más común es la bolsa de hielo picado que se envuelve después y se posa en el rostro durante unos minutos para bajar la hinchazón o para disimular las ojeras de una ‘larga noche’. Lo mismo sucede con las compresas de agua fría. También se comercializan los aerosoles refrescantes que se pueden llevar sin problema en el bolso y refrescan a la vez que dotan de brillo y luminosidad a las facciones.

En general, la piel se beneficia de los efectos del frío, ya que elimina toxinas y oxigena las células.

Como en todos los casos, hay excepciones en la crioterapia. No pueden someterse a sus tratamientos las embarazadas, las personas con dolencias cardiacas ni las personas afectadas por enfermedades graves. El resto, probadlo ahora, que en invierno os dará mucha pereza.

¡Feliz semana!

Ata Pouramini

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina”. Es Doctor en Quiropráctica y posee  en Valencia una de las consultas más importantes del mundo . Licenciado en Ciencias  Humanas, es experto en nutrición y orientador.

 

 

 

Imágenes: viveguapa,

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *