Factores que podrían estar afectando tu peso

El bajar de peso es todo un esfuerzo que, sin saberlo, puede echarse por la borda por elementos inesperados. A partir del programa The Truth About Obesity de la BBC, decidimos detallarlas y compartirlas con tod@s vosotr@s.

Microbios intestinales

Lo diminutos organismos presentes en las profundidades del intestino pueden tener más que ver de lo que se piensa. Cuanto más cantidad y diversidad de estos microbios, la persona más delgada tiende a ser. Por el contrario, si se tiene sobrepeso entonces podría deberse a una falta de microbios. Tener una dieta rica y variada parece ser la clave para una buena gama de microbios intestinales.

Así, la alimentación debe ser equilibrada y saludable e incluir abundante fibra dietética presente en frutas, verduras como brócoli y zanahorias, legumbres, nueces y frutos secos, entre otros.

 

Los genes

Los genes influyen en todo, también en cómo quemamos las calorías. De hecho, según los científicos de la Universidad de Cambridge la variación de genes heredada tiene un efecto de entre un 40%-70% en nuestro peso.

Es sabido que los genes están involucrados en el peso y si se tiene una falla particular en algunos genes específicos, eso puede ser suficiente para tener problemas con mantener el peso adecuado.

Ciertos genes pueden afectar el apetito, la cantidad de comida que se desea ingerir y qué tipo de alimentos son los favoritos. Además, están relacionados con la forma en que se queman las calorías y la manera en que el cuerpo metaboliza y almacena la grasa.

El truco de la hora

La comida más importante debe ser el desayuno y, a medida que avanza el día, lo que se consume debe ir menguando. Dicho de otro modo, cuanto más tarde se coma, más probabilidad de subir de peso hay. El cuerpo está programado para manejar con mayor eficiencia las calorías durante las horas del día, cuando hay luz. Durante la noche, por el contrario, al cuerpo le cuesta digerir las grasas y azúcares. El consejo es, entonces, consumir la mayor parte de las calorías antes de las 19 horas.

 

 

No engañar al cerebro

Una estrategia para bajar de peso, más allá del conteo de calorías, es la de eliminar las tentaciones visuales, es decir, no dejar al alcance de los ojos los alimentos más calóricos. Así lo mejor será que no tengas meriendas poco saludables en la cocina, sobre la mesa o en el bolso o cartera.

Mucho más apropiado será guardar una fruta en el bolso, por si te da hambre de camino de regreso del trabajo, por ejemplo. A la hora de la merienda, coloca en el plato la cantidad de galletas que vas a comer, ni una más ni una menos.

Otra opción para tener en cuenta es buscar sustitutos menos calóricos de los alimentos que gustan: quesos desnatados en vez de duros, bebidas gaseosas light en vez de las tradicionales, etc. Así también, habrá que tratar de reducir el tamaño de las porciones en vez de eliminarlas.

Las hormonas

Las hormonas también regulan el apetito y se ha descubierto que el éxito de la cirugía bariátrica no solo se debe gracias a que reduce el tamaño del estómago del paciente, sino también al cambio de hormonas que provoca. Vale recordar que se trata de una operación mayor que implica la reducción del tamaño del estómago hasta en un 90%y sólo se lleva a cabo en personas con un índice de masa corporal de, al menos, 35.

 

Imágenes: Pinterest

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *