Contractura muscular, ¿qué es y cómo tratarla?

Las contracturas musculares han pasado a formar parte de nuestra vida cotidiana. Si no las padecemos nosotros, siempre tenemos a un familiar que sufre problemas de espalda o a un compañero que está de baja por una lumbalgia, una ciática u otra dolencia relacionada.

Os he hablado en más de una ocasión de los problemas que conlleva el abuso de las nuevas tecnologías: las malas posturas reiteradas y la vida sedentaria a la que nos aboca. Hoy quiero hablaros de los problemas que puede producir el no curar bien las contracturas o tratarlas abusando de los medicamentos.

Cuando estamos mal, lo primero que hacemos es acudir al botiquín. En muchos casos, lo hacemos bajo prescripción médica, pero en muchos otros por nuestra propia cuenta. Esto claramente supone un riesgo, sin tener en cuenta efectos secundarios y las contraindicaciones.

contractura_muscular_1

Hoy me quiero referir a lo fácil que resulta curar un problema de espalda con un antiinflamatorio. Vamos al especialista,-en el caso de una contractura simple- nos receta estas medicinas, aparte de analgésicos y unos días antes u otros después, nos encontramos repuestos.

Es cierto, hemos acabado con el dolor y la inflamación puntual, pero ¿qué ocurre con nuestra espalda? ¿por qué se contraen nuestros músculos , dificultando otros sistemas como el circulatorio y pinzando nervios?

Es nuestro deber como profesionales de la sanidad acabar no sólo con el dolor, sino también con el origen del problema. Hay que investigar porqué ocurre la lesión y por supuesto si es reiterada.

Las contracturas musculares se definen como la contracción persistente e involuntaria de un músculo.En la mayoría de los casos aparece en la columna dorsal y la zona lumbar. Ahora bien, un dolor o sensación, como el frío intenso, nos puede contraer y también ser la contractura misma la que causa el dolor.

contractura_muscular_2

En este segundo caso, las contracturas pueden deberse a esfuerzos repetidos -las posturas antinaturales de las que os hablaba antes- o sobrecarga de una zona, en caso de trabajos como repartidores u otros oficios en los que se sujete mucho peso. Sin embargo, muchas, muchísimas, quizás la mayoría de las contracturas tienen un origen nervioso. Pueden ser producto de la ansiedad y el estrés a las que estamos sometidos.

Entonces, ¿qué solucionamos tomándonos un analgésico? Tendremos que empezar por curar ese estrés, con o sin ayuda externa. Escuchándonos a través de la meditación, olvidándonos de las redes sociales, del trabajo en horas libres, borrando los problemas unos minutos al día.

Si somos capaces de empezar a tomar en serio al estrés, habremos empezado a decir adiós a los problemas de espalda. Ahora bien, si nos obsesionamos con ellos, crearemos un círculo vicioso de dolor del que nos será imposible salir. Me contraigo, me duele, me deprimo, me contraigo, me duele, me deprimo.

Como quiropráctico, es lógico que te recomiende mi técnica, pero sobre todo, quiero que empieces a considerar el estrés como una enfermedad. Si lo haces te aseguro que podrás acabar con el maleficio eterno de los dolores de espalda.

Cuando ya los tenemos, recomiendo la quiropráctica para corregir la columna y conseguir que el eje de nuestro cuerpo vuelva a su posición original. De esta forma -con el ajuste- eliminaremos los pinzamientos nerviosos y la sobrecarga muscular en las zonas ‘viciadas’ por las posturas.

¿Frío o calor? El frío es recomendable cuando nos lesionarnos o notamos un calambre o un dolor, y hasta los tres primeros días. El calor lo recomiendo después. En ambos casos, cuidado con el hielo y las mantas eléctricas, que pueden quemarnos la piel.

Por último, estira tus músculos siempre que puedas y no te pares si no es preciso. El cuerpo, como siempre digo, se ha creado para el movimiento.

 

 

Ata Pouramini

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina”. Es Doctor en Quiropráctica y posee  en Valencia una de las consultas más importantes del mundo . Licenciado en Ciencias  Humanas, es experto en nutrición y orientador.

 

 

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *