Consejos para reducir la papada

Con el paso del tiempo la piel pierde tonicidad y cada parte de nuestro cuerpo va siendo víctima de la ley de gravedad, en el caso del busto y los glúteos puedes ocultarlo con prendas especiales con «push ups» pero… ¿qué hacemos con la papada?

En los países anglosajones se le conoce con el término «Double chin» (mentón doble o barbilla doble) y desgraciadamente este término representa muy bien lo que significa tener papada.

Afortunadamente existen algunos métodos que te ayudarán a contrarrestarla (si es que va ganando terreno cada día en tu rostro) o evitar que aparezca manteniendo firme tu piel. Aunque no lo creas existen unos sencillos ejercicios que te permitirán olvidarte de cremas y tratamientos carísimos (si inviertes cada día 15 minutos) mientras estás sentada en el trabajo, conduciendo o lavando los trastos, tu piel y tu rostro te lo agradecerán.

¡Empecemos a reafirmar el mentón!

La papada puede ser producto de un exceso de grasa o pérdida de firmeza en la piel. No siempre está vinculada al exceso de peso, también puede aparecer en personas delgadas.

Es muy importante notar el tamaño y crecimiento de nuestro cuello ya que puede ser signo evidente de algún trastorno físico o metabólico como puede ser el hipotiroidismo.

¿Qué debemos hacer cada día por nuestro cuello?

1) Mantén una buena postura

En la web de lindísima nos recomiendan mantener una buena postura. Caminar siempre con la cabeza en posición neutral, ni adelante ni hacia atrás, ni muy abajo ni muy arriba.

Aparte de estar haciendo algo por la salud de tu espalda, y de no estirar innecesariamente tu piel, lucirás mucho mejor. (La postura de Cuasimodo es poco estética).

2) Duerme con almohada delgada

Las almohadas altas son las enemigas de quienes duermen en pareja, en primera porque te hacen roncar (efectos en el corto plazo) y en segunda porque van estirando tu piel de tal manera que un día cuando despiertas te das cuenta de que la papada ya forma parte de ti y quiere salir en todas las fotos.

3) Hidratación en el cuello

Así como la piel del rostro requiere hidratación, también lo necesita la piel del cuello, por eso es necesario que le apliques un poco de la loción hidratante que habitualmente te pones en la cara, ahora que si no te pones hidratante en el rostro, estamos ante una complicación que debemos resolver inmediatamente.

Las constantes subidas y bajadas de peso van haciendo que tu piel pierda tono por lo que es más fácil que comience a colgarse.

Ejercicios para contrarrestar la papada

En la web de la belleza nos recomiendan unas prácticas muy sencillas que puedes implementar y que te garantizarán que la piel de tu cuello resistirá el paso del tiempo y los efectos de la ley de gravedad, también fortalecerás los músculos de esa zona. Deberás realizar tres series de diez repeticiones de cada uno de ellos.

Parada trata de tocar tu pecho con la barbilla.

Sentada con la espalda recta, tira tu cabeza hacia atrás para mirar el techo, luego estira tu barbilla hacia adelante lo más que puedas.

Sentada con la espalda recta, haz como si trataras de besar al techo.

En la web de arrebatadora nos dan otros ejercicios muy sencillos que podemos aplicar en el trabajo o mientras conducimos (sin que nadie se dé cuenta).

Cuando te encuentres sentada debes trazar círculos, en dirección de las manecillas del reloj, con la lengua puesta sobre el paladar superior, es necesario mantener la espada recta, la boca cerrada y las mandíbulas juntas. (Cierra la boca y la puerta de tu oficina para que no se preste a malas interpretaciones, sobretodo si pasa por ahí algún compañero del sexo opuesto).

Otro ejercicio que te reportará beneficios es pronunciar las cinco vocales abriendo mucho la boca. (Este ejercicio es mejor hacerlo cuando nadie te vea y puede tener efectos colaterales como las arrugas en el rictus de los labios, pero eso lo solucionaremos después, la prioridad en este momento es la papada).

Si quieres atacar dos problemas a la vez: las contracturas cervicales y la papada, colócate sentada o de pie con la espalda recta y cruzada de brazos. Estira el cuello hacia adelante y gira lentamente la cabeza hacia la derecha, una vez has mantenido esa posición dos segundos, regresa a la posición original y hazlo nuevamente hacia el lado izquierdo. (10 veces de cada lado).

¿Qué hacer en casos extremos?

Cirugía Estética

Si no tienes tiempo que perder y quieres observar resultados inmediatos, una alternativa es la cirugía estética.

Lo primero que tienes que hacer es asegurarte que te la practica un Profesional, verifica que su título sea reconocido y que te aclare bien cuales son los riesgos que corres al practicarla.

En la web de Puleva salud encontramos que un lifting suele dar muy buenos resultados en estos casos. Pero si el descolgamiento de la piel y la acumulación de grasa son muy acusados, puede ser necesario recurrir a una triple operación: liposucción, platismoplastia y lifting.

La liposucción se realiza para eliminar la grasa acumulada, el lifting para volver a tensar la piel, y la plastismoplastia para que el músculo que sujeta la zona (platisma) recupere tono. Las incisiones quedarían ocultas detrás de las orejas y el pelo.

¿Sabías que existen alimentos que te ayudan a fortalecer la piel y los músculos del cuello?

Los expertos de botanical on line nos informan que el melón tonifica la piel y previene o mejora la flacidez de la misma.

Si tienes arrugas colgantes en el cuello, brazos, piernas, etc. puedes recuperar parte de tu tersura mojando con una gasa empapada en zumo de melón la parte que desees mejorar.

La manzana también ayuda a recuperar las propiedades elásticas de la piel, para ello es recomendable un masaje utilizando medio vaso de zumo de manzana con medio vaso de zumo de melón y se masajean las partes blandas.

Siguiendo estos consejos, siendo constante con los ejercicios y sonriéndole a la vida podrás combatir los efectos de la ley de gravedad en tu rostro.

Ver Más…

Autor: Karina Santillan

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *