Consejos para comer turrón sin arrepentimiento

 

¿Cómo comer turrón sin arrepentirse después?

 

Con la Navidad llegan esos dulces típicos a los que es prácticamente imposible resistirse.

Delicias que en ocasiones van cargadas de calorías y a las que todos queremos sobrevivir sin amargarnos unas fechas tan especiales.

 

¿Sabías que las calorías de 2 polvorones equivalen a una clase de Zumba?

Si te comes 3, la mejor opción será el Cycling.

Los mazapanes son los dulces más calóricos y para compensar dos unidades te recomendamos 40 minutos caminando con una inclinación del 5%.

 

Si eres fan del Roscón relleno de nata tendrías que empezar también a ser fan de las clases de Body Attack completa.

Piénsate bien que día quieres reservar la clase.

Si lo tuyo es el turrón, 2 onzas de este manjar harán que tu cuerpo necesite saltar a la comba de forma intensa durante 15 minutos o correr a 11km/h durante 35 minutos.

 

 

 

 

 

VivaGym propone 4 sencillos consejos para que el arrepentimiento no sean los protagonistas estas navidades:

 

Nuevo snack “pre entrenamiento”.

Hay turrones tradicionales, como los de frutos secos, que, aparte de azúcar, aportan la cantidad de hidratos necesarios para conseguir el chute de energía necesario antes ir al gimnasio, así que si quieres turrón…

¡Entrena un montón!

 

La hora del turrón.

Come con la cabeza y si vas a tomar turrón, ponte un horario y se estricto.

Como sabemos que en estas fechas la tentación es constante, lo ideal será que la ingesta de dulces sea antes de la tarde.

Cuanto antes nos sintamos saciados, menos nos apetecerá el dulce en momentos críticos, es decir, después de cenar o antes de ir a dormir.

 

 

 

 

 

Si no lo tenemos, no lo comemos.

El tip más importante.

Evita ir a comprar cuando el hambre acecha y más en estos días.

Tantas variedades, formatos y sabores de dulces pueden hacernos perder la cabeza.

Así que vayamos a lo práctico y decide una cantidad de dulce para una semana, ve racionándolo y no olvides que se trata de un capricho, no de un postre.

 

¡Y de premio, turrón!

Ponte objetivos por día y prémiate si lo consigues, de esta manera se te hará más fácil seguir la rutina deportiva durante las fechas.

Gracias a las endorfinas, que generas después de entrenar, sentirte bien hará que quieras “seguir cuidándote” y reducirás esa toma de dulce que te habías prometido.

 

 

¿Te atreves a retarte?

 

 

Imágenes: Pixabay

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *