Cómo prevenir y tratar los calambres

Los calambres son realmente molestos: sus causas pueden ser variadas, pero para prevenirlos será esencial realizar estiramientos diarios, beber abundante agua y cuidar la alimentación. En este artículo te contamos más sobre los calambres y sobre cómo tratarlos.

Un calambre o espasmo se produce cuando, de forma involuntaria, se contrae violentamente uno o más músculos, provocando dolor y una incómoda sensación de rigidez que irá desapareciendo gradualmente. Si bien los calambres aparecen con más frecuencia en las pantorrillas o en los muslos, pueden manifestarse en los pies, brazos o en cualquier otra parte del cuerpo.

Entre los causantes más frecuentes de los calambres se pueden mencionar: un sobreesfuerzo físico, el embarazo en la mujer o bien una edad más avanzada. Básicamente, aparecen cuando algo interrumpe la oxigenación de los músculos o provoca una excesiva pérdida de líquidos y sales minerales.

banana

En este sentido, será esencial cuidar la alimentación: carencia de magnesio y potasio en la dieta es factor de riesgo para el desarrollo de calambres, ya que ambos minerales fortalecen y relajan los músculos, al tiempo que favorecen una óptima circulación sanguínea.

¿Qué hacer para tratarlos?

  • Consume abundante agua: el consumo de agua es esencial tanto para prevenir como para tratar los calambres o espasmos. Mejora la circulación, la oxigenación de las células e hidratan el cuerpo. Otra buena opción para tener en cuenta, sobre todo cuando se hace actividad física, son las bebidas isotónicas, ya que ayudarán a reponer los minerales que se pierden a través del sudor.
  • Almohadillas de calor y frío: otro consejo es el uso de una almohadilla térmica. El calor ayudará a relajar el músculo cuando ya esté tensionado y rígido, mientras que el frío reactivará la circulación una vez haya finalizado la molestia.
  • Ejercicios de estiramiento: otra de las recomendaciones básicas es el realizar ejercicios de estiramiento, antes y después de hacer cualquier actividad física. También será buena idea hacerlos en cualquier momento del día, sobre todo, durante el trabajo, si se está mucho tiempo de pie, ya que favorecerán la circulación y activarán el sistema nervioso.
  • Ropa suelta: lo mejor será que no lleves ropa ceñida al cuerpo, pero en caso de que así sea, en cuanto sientas la primera señal de calambre, será importante que aflojes la ropa para dar más espacio al músculo. Las prendas ceñidas entorpecen la circulación y retrasan el alivio.
  • Cuida la alimentación: como se dijo, si los calambres son frecuentes, entonces quizá sea señal de que algo anda mal con tu dieta. Asegúrate de incorporar los siguientes nutrientes: vitamina B12, ácido fólico, niacinia, vitamina E, calcio, magnesio, potasio y hierro.
  • Un baño de agua tibia: antes de dormir, y para evitar que los calambres te asalten en medio de la noche, se aconseja tomar un baño de agua caliente para aumentar la circulación y reducir el riesgo de padecerlos.

Imágenes: blogudemy.com

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *