Cómo evitar la celulitis ¡Alimentos aliados!

Muy pocas mujeres se libran de la piel de naranja. Y, aunque es muy difícil que no aparezca nunca a lo largo de las diferentes etapas de la vida de la mujer, la celulitis se puede prevenir y retardar su aparición.

Son varias las causas por las que una mujer puede tener celulitis: desde factores genéticos ante los que poco puede hacerse hasta la ingesta de medicamentos como los anticonceptivos orales o los malos hábitos, como falta de ejercicio, fumar, exceso de cafeína o una inadecuada alimentación. Estos últimos factores sí pueden corregirse.

La alimentación es la clave para que estos acúmulos de grasa no aparezcan. Hay alimentos que ayudan a prevenir la generación de celulitis. Las verduras de hoja verde como espinacas o acelgas, así como las legumbres y huevos, sobre todo, la yema, y otros alimentos como los frutos secos, las algas o los mejillones son buenos aliados en la lucha contra la celulitis al tener un alto contenido en hierro, que facilita la oxigenación de los tejidos, contribuyendo a quemar la grasa. Recuerda que la falta de hierro, además de favorecer la aparición de celulitis, dificulta también su eliminación.

Incluye también en tu dieta los productos integrales como el arroz, la pasta o los cereales, que igualmente ayudan a prevenir la celulitis, aparte de ayudarte a combatir el estreñimiento, que es otra de las causas que facilita que las grasas se acumulen y aparezca la ‘piel de naranja’. Otros alimentos que no pueden faltar en la dieta anticelulitis son la piña, las zanahorias que hay que consumirlas en crudo y preferentemente en ensaladas.

Como pauta general para elaborar tus menús diarios, puede ser de ayuda esta máxima: come alimentos bajos en calorías y con propiedades diuréticas, como es el caso de la fresa o el kiwi. El pomelo es ideal para desayunar. Los alimentos ricos en potasio, que igualmente se caracterizan por ser diuréticos, también son beneficiosos. Entre los más ricos en este mineral están los espárragos, el apio, la calabaza, los puerros, las pipas de calabaza o las endivias.

Por ejemplo, un menú tipo diario para evitar la celulitis contemplaría una comida formada por espinacas u otra verdura de hoja verde, pescado o carne magra sin grasa a la plancha y frutas como las fresas o la piña, y una cena a base de cremas de verduras o bien la propia verdura hervida o cocinada al vapor con unos mejillones y un yogur, siempre desnatado. Y este último detalle es especialmente importante porque, si bien es cierto que se necesita aporte de calcio diario, la leche y sus derivados contienen azúcares de rápida absorción que facilitan la aparición de la celulitis. Una alternativa es la leche de soja.

Además, es aconsejable beber líquidos, optando siempre por bebidas naturales como el agua y los zumos. Eso sí, vete con cuidado con esto último si eres propensa a ganar peso con facilidad, porque la fructosa de las frutas puede hacer engordar y que aparezca la celulitis si se ingiere en demasía.

Otras opciones son las infusiones como la salvia, que se caracteriza por ser diurética y por beneficiar al sistema circulatorio, evitando retenciones de líquidos que favorecen la celulitis. Otras infusiones que puedes beber son las de cola de caballo y té verde, igualmente conocidas por sus propiedades diuréticas.

Y, sobre todo, recuerda reducir la ingesta de sal para evitar acumular líquidos y que realmente con los alimentos puedas deshacerte de los líquidos que te sobran. El azúcar también debe estar bajo control porque se convierte en grasa si el cuerpo no consigue quemar toda la que se ingiere.

Olvídate de las grasas, sobre todo, de las saturadas, y apuesta por la cocina sana con platos al vapor o la plancha, que además redundarán también en la mejora de tu salud. Para condimentar, en lugar de sal, puedes utilizar zumo de limón, perejil o cualquier otra hierba aromática como el hinojo, que es una de las más diuréticas. El aceite de oliva, utilízalo con cuidado.

Y, por supuesto, deja atrás la vida sedentaria y haz algo de ejercicio diario, aunque sólo sea caminar, al menos, durante una hora al día; no lleves ropa demasiado ajustada que dificulte la circulación y no fumes. Igualmente, reduce el consumo de cafeína, de alcohol, de harinas refinadas y los alimentos procesados. Son las últimas pautas que potencian los resultados de la dieta anticelulítica. Notarás los resultados.

Autor: Eva Sereno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *