¿Cómo cuidar uñas y pies cuando practicas ejercicio?

Los pies son la parte del cuerpo más importante y muchas veces no le damos el cuidado adecuado.

Es importante escucharlos cuando se quejan y actuar para que eso no suceda y no se vea afectada nuestra salud.

Cualquier alteración en la forma de caminar, puede derivar en una lesión y verse afectadas estructuras como rodilla, cadera, o la espalda.

 

Consejos para ayudarte a mantener tus pies sanos

  • Visita al podólogo: Para prevenir problemas en la piel de los pies y las uñas. El podólogo puede ayudarte a prevenir callos y ampollas, además evitar hongos y uñas encarnadas, que son muy frecuentes en los deportistas.
  • Invierte en un buen calzado: Necesitarás calzado deportivo específico si prácticas un deporte más de 3 veces por semana. Debes asegurarte tener suficiente espacio para mover los dedos de los pies. El calzado debe ser transpirable y flexible para la función adaptativa del pie.
  • Llevar buenos calcetines: Si sueles realizar deporte durante mucho rato o en días de calor, debes optar por utilizar calcetines de materiales repelentes al sudor. Los de algodón suelen humedecerse y la humedad puede causar ampollas.
  • Presta atención a las uñas: Las debes cortar rectas y dejarlas ligeramente más largas que la punta del dedo. Si tienes una uña encarnada consulta al podólogo. Este problema ocurre por un corte inadecuado, infección o lesión ejercida por el calzado. Suele ser muy doloroso y deberás actuar rápido.
  • Lavarlos con jabón neutro: Lavar bien los pies con jabón neutro y secarlos con una toalla de uso individual entre los dedos. Cambiar habitualmente de calzado y aplicar cremas hidratantes, para evitar callosidades que se producen por el roce donde hay mayor fricción.
  • No elijas las zapatillas por moda: No compres las zapatillas que más te gustan si es para practicar deportes, sino las que más te aportan y te resulten cómodas.

Al hacer ejercicio los músculos necesitan un aporte sanguíneo más elevado lo que provoca una dilatación del pie. El incremento de sudoración por el calor produce que los pies se hinchen y muchas veces el calzado que nos servía en invierno puede ser que en verano no nos sirva. Es importante elegir las zapatillas un número más de lo habitual.

Acude al podólogo si tienes alguna dolencia, ya que muchas veces un desequilibrio puede activar lesiones lumbares, puede alterar el apoyo y sentir dolencias qué van a impedir tu correcto desarrollo.

¡Apuesta por el deporte y la salud!

Imágenes: A Southdern Drawl, Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *