¿Cómo actuar ante un ataque de lumbago?

El dolor de espalda o lumbago es uno de los mayores motivos de automedicación, puesto que no se trata de una enfermedad, sino de un síntoma. Al cursar con dolor y repetirse en varias ocasiones a lo largo de nuestra vida, el primer impulso que tenemos es correr al botiquín a tomarnos un analgésico.Es cierto que las pastillas, si el ataque de lumbago o de otro tipo de dolencia no es muy agudo, nos quitan el dolor. Puede que hasta nos rebajen la inflamación y nos olvidemos de la lumbalgia hasta la próxima. Pero ¿Qué ocurre cuando pasados uno o dos días esa molestia no desaparece y comenzamos a inquietarnos?

Lo primero es saber que el botiquín es un complemento para cuando el dolor es insoportable, no para aliviar el mínimo síntoma doloroso. Las pastillas, en este caso, no curan, sí adormecen y hasta pueden causar adicción. Cuando se tienen un dolor crónico y 600 miligramos de una sustancia no nos ayudan, recurrimos a la de un gramo. Después, en lugar de tomar una cada 24 horas, tomamos una cada 12. Vamos acortando tiempos y aumentando la dosis.Por supuesto, esto no le ocurre a todos los pacientes, pero sí a muchos, puesto que las dolencias de espalda son propensas a conducir a estados nerviosos relacionados con la depresión y viceversa. Es el llamado círculo vicioso de la espalda.

lumbalgia

Pues bien, comencemos por las primeras indicaciones una vez detectada la lumbalgia. Si la identificamos con algún golpe o contractura muscular asociada a malas posturas, lo mejor será aplicar frío en la zona para bajar la inflamación. En las farmacias se pueden comprar bolsas de gel para enfriar en el congelador. Se deben aplicar sobre la zona unas tres veces al día durante 20 minutos, siempre con cuidado de no quemar la piel. Esta manipulación está indicada en los tres primeros días después de notar el dolor. Este tratamiento está contraindicado en casos de artritis reumatoide y en personas que padecen en síndrome Raynaud, que consiste en la contracción de los vasos sanguíneos como resultado de las bajas temperaturas o el estrés.

Si no hemos tratado la zona durante los tres primeros días, es mejor aplicar calor. La tradicional manta eléctrica, durante 20 minutos, hará las misma función que el parche frío de gel.

Por otro lado, no os quedéis en reposo. Depende de la movilidad y el dolor, pero no conviene tumbarse en el sofá o la cama a esperar a estar bien del todo. El motivo: la pérdida de masa muscular. Salvo que el dolor sea agudo mi recomendación es que realicemos algún tipo de actividad física, suave, ligera, como nadar, por ejemplo, o caminar, algo de movimiento para evitar la pérdida de fuerza en esa zona de la musculatura, que dará lugar a más contractura y más dolor.

Otro supuesto sería que la lesión hubiera comprometido nervios o los propios discos vertebrales. En este caso, lo más indicado será la quiropráctica, puesto que el mediante el ajuste se ayuda a colocar las vértebras en su posición original y a tener la columna equilibrada. Este tipo de lesiones si requiere a veces de cierto reposo, sobre todo por la intensidad del malestar al que nos sometemos al movernos. Sin embargo, es mejor que el reposo sea el menor posible, puesto que si es absoluto produce, como digo, pérdida de masa muscular, dolores corporales y cierta abulia, que puede llevarnos a somatizar el dolor y a convertirlo en crónico.

No debemos olvidarnos de estirar .Siempre debemos hacerlo al terminar el día y, si podemos, al levantarnos. Por supuesto, si vemos que han transcurrido varios días y no mejoramos, lo mejor es acudir al especialista para descartar lesiones de mayor gravedad.

ata poouramini 3

Ata Pouramini es director de Quiropractic Valencia y autor del libro “Tú eres tu medicinaEs orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367