Comer muy rápido afecta tu salud

La falta de tiempo y el estrés hacen que muchas desarrollemos el hábito de comer muy rápido, algo que puede resultar muy perjudicial para tu salud y tu figura. Nosotras te explicamos por qué.

La comida debe ser un momento agradable, de paz y tranquilidad, de esta forma garantizamos que los alimentos nos sienten bien y que estamos comiendo en las cantidades necesarias y no en exceso. Y es que comer muy rápido tiene repercusiones importantes sobre la salud, comenzando por nuestro estómago.

Ingerir alimentos con rapidez y tensión ocasiona que nuestra digestión se vuelva más lenta y pesada, además aumenta la posibilidad de padecer molestos gases y cólicos, generando así gran malestar. Otra de las consecuencias de comer muy rápido es ingerir alimentos en exceso lo que podría comprometer nuestro peso y nuestra salud.

Si comes demasiado rápido no permites que tu intestino libere las hormonas necesarias para enviar a tu cerebro el mensaje de que te sientes llena. De este modo ingerirás más alimentos antes de sentirte satisfecha, lo que se traducirá en algunos kilos de más que no necesitas. Por si fuera poco muchas veces la falta de tiempo para alimentarnos no solo nos hace comer muy rápido sino que además nos lleva a ingerir alimentos de poca calidad o comida rápida, lo que ya sabemos no beneficia en nada a nuestro cuerpo.

¿Convencida? Comer pausadamente y en un ambiente calmado es fundamental para garantizar nuestra salud y calidad de vida.

Imagen: Corbis Images

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *