Comer lento y en silencio beneficia la digestión

Comer despacio, respirando y disfrutando. De esta manera, el sistema digestivo dispone de más tiempo para trabajar equilibradamente y favorece un mejor proceso de la digestión.

El estrés tiene como resultado una ingesta rápida de alimentos, en grandes cantidades y a deshoras, lo que proporciona poco aporte de nutrientes y beneficia al sobrepeso.

 

 

Beneficios de comer pausadamente

  • Al comer lento podemos alcanzar la sensación de saciedad con menor cantidad de comida. Al hacerlo de manera rápida no le damos tiempo al cerebro y seguimos comiendo pasado el punto en que ya estamos saciados. El cerebro tarda 20 minutos aproximadamente en recibir esa señal.
  • Al comer de manera pausada, tenemos tiempo de reconocer que estamos satisfechos. Por lo tanto, ayuda a perder peso ya que ingerimos la cantidad justa y necesaria de alimento. Comer prestando atención a los alimentos y evitando estímulos externos, favorecerá un mejor proceso de la digestión.
  • Cuanto más tiempo se mastica se segrega más saliva, responsable de descomponer los hidratos de carbono. Su ausencia supone un gran esfuerzo para el cuerpo en la descomposición de los alimentos y la digestión es más lenta.
  • Evitamos la acumulación de gases. Al ingerir alimentos poco masticados, éstos llegan el estómago y se quedan sin digerir cuando pasan al intestino. Allí comienza un proceso de inflamación, formación de gases y flatulencias, así como otros malestares digestivos.
  • Favorece tu salud dental. El estar en contacto con la saliva y el alimento, ayuda al proceso de lubricación, lo que mejora la digestión. Las encías se ejercitan cuando se mastica. Esto beneficia a mantener la mandíbula activa y unos dientes fuertes.
  • Es importante respetar los horarios de las comidas porque el organismo funcionará mejor. Además, se evitan los picoteos entre horas.
  • Toma un momento para saborear los alimentos. Recuerda que es un momento de relajación, disfruta los sabores y los aromas. Haz que la comida sea algo placentero y relajado.

 

 

La costumbre de comer rápido y en exceso está vinculada a la ansiedad y el estrés. Trabajar para canalizarla a través del ejercicio o la respiración es fundamental.
Los nutricionistas señalan que entre las principales causas de problemas digestivos y alimenticios encontramos el hábito de comer delante del televisor o el móvil, malas costumbres que perjudican nuestra salud. Toma unos minutos para comer y alimentarte de manera pausada, tranquila.

Haz que comer sea un placer, ¡tu cuerpo te lo agradecerá!

Imágenes: Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *