Claves para esquiar sin riesgo de lesiones

Los termómetros viven estos días sus horas más bajas desde el comienzo del invierno, estación natural de los deportes asociados el nieve. El rey es el esquí, antes restringido a clases sociales altas y hoy en día tan popular que las pistas se encuentran masificadas.Entre las personas que acuden a esquiar se encuentran muchos deportistas estacionales, es decir, gente que sólo hace ejercicio cuando esquía, en invierno, o cuando nada en verano. Estas excepciones producen mucha fatiga y cansancio acumulados que se van arrastrando desde la primera jornada de práctica hasta que colgamos el equipamiento.

Para que podamos disfrutar de los días de nieve y deportes es importante la forma física con la que nos enfrentamos a este ejercicio tan completo y en el que tenemos en contra, además, la climatología, el pesado equipamiento y los desplazamientos que tenemos que realizar bajo su peso. Si ya es tarde para la forma física, al menos tengamos en cuenta que debemos ser muy prudentes, aprender las nociones básicas antes de esquiar sin control ni ayuda y, por supuesto, antes de haber realizado una intensa sesión de calentamiento.

Los ejercicios previos son importantes en cualquier disciplina, pero más en las que la temperatura juega un papel preponderante. Músculos, tendones y ligamentos se lesionan con muchísima más facilidad al pasar del calor al frío, si uno de ellos o ambos son extremos.

El tener unas nociones básicas antes de aventurarnos en la nieve no debe quedar restringido a los niños. Se sabe que tener una técnica aceptable limita en un 80% el número de accidentes que causan lesiones en el aparato locomotor.

Y, aunque muchas ocasiones no se repare en ella, la alimentación juega un papel crucial en el bienestar y la forma de quien practica deportes en la nieve como esquiar. Se habla de una dieta del esquiador y podría decirse que existe como tal en los profesionales. De ella podemos extraer varias lecciones.

Las jornadas de esquí son larguísimas puesto que se trata de no parar durante la comida para aprovechar las horas de sol. Por lo tanto, suponen un esfuerzo energético considerable. Tanto los días previos como la jornada de práctica propiamente dicha requieren nutrientes que nos aporten la energía necesaria: proteínas y carbohidratos. Por supuesto, una buena hidratación y los minerales necesarios. Sobre todo, el sodio, potasio y el magnesio.La falta de magnesio puede dar lugar a sobrecargas musculares, la de potasio a desfallecimientos inesperados, los índice bajos de hierro a cansancio excesivo y malestar general. Y, por supuesto, a ciertas edades, es necesario que los índices de calcio sean los necesarios para evitar cualquier lesión ósea.

esquiar_1

En este caso no debemos preocuparnos por las calorías a ingerir, ya que las vamos a quemar haciendo deporte, sino por su calidad y por el momento en el que las vamos a consumir. Hay que salir a las pistas con nuestra “despensa” bien provista.Lo primero que recomiendo es un buen desayuno, que se completo e ingerido no inmediatamente antes de la práctica deportiva, para poder salir ligeros y nutridos. Los huevos nos proporcionarán proteína y agua .Podemos tomar también  algo de carne magra, como pollo o pavo, cereales integrales, más sanos y zumos de varias frutas. Agua, vitaminas y azúcar. Un plátano será un fantástico complemento de fruta y nos aportará un alto contenido en potasio, necesario para la regulación de la actividad muscular y la hidratación celular.

Por la noche será bueno apostar por la verdura y el pescado, algo caliente para complementar tanta caloría y aportar antioxidantes al desgaste físico. Nuestra piel también se ve muy afectada en los deportes de nieve.Un buen plato es una sopa de jengibre, apio-nabo u otro caldo de pescado, con algo de marisco. El zinc es muy bueno para ayudar al sueño tras un ejercicio intenso.

Para hidratarnos, el agua es la mejor opción. Las bebidas energéticas pueden producirnos alteraciones nerviosas, ansiedad y están repletas de azúcares industriales. Los zumos envasados tampoco son sanos al tratarse de productos procesados, cuyos índices de azúcar natural – el presente en la fruta– son prácticamente nulos. Dos litros y medio o tres litros de agua serán fantásticos. Siempre es bueno pararse y reponer un poco de líquido.

Como último consejo,  llevad unas pasas y un trocito de chocolate negro. Nos ayudarán a evitar la deshidratación, la hipoglucemia y la falta de energía repentina. Recomiendo las pasas, ideales por su concentración de carbohidratos de rápida absorción.

ata poouramini 3

Ata Pouramini es director de Quiropractic Group y autor del libro “Tú eres tu medicina.Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *