Cistitis, combátela con arándanos

Un 50% de las mujeres padecemos del desagradable trastorno de la cistitis, pero la Fitoterapia nos puede ayudar a combatirla. Desde Nosotras te lo contamos.

El cambio de temperatura hace estragos muchas veces en nuestro organismo. Aparecen los resfriados, alergias y otros malestares. Pero muchas, y muchos, padecemos de cistitis por causa de un enfriamiento en nuestra parte más intima.

Aunque suene raro, la cistitis es una enfermedad infecciosa del tracto urinario que se puede contraer por enfriamiento, y no es necesario ir con faldas cortas para coger frio. Sólo es necesario un cambio de temperatura brusco y que las bacterias, en especial la e.coli, se reproduzcan más rápido y nos provoque irritación en esa zona.

Seguramente, toda mujer haya experimentado éste problema una vez en su vida, ya que somos nosotras las que tenemos un índice muy alto de pacerlo. ¿Y por qué? Pues porque la uretra femenina es más corta que la del hombre, y por lo tanto, los gérmenes poseen más facilidad de llegar hasta la vejiga y así infectarla.

Pero la naturaleza nos ofrece un remedio muy eficaz para la cistitis y sin efectos secundarios. Es el arándano americano, que ayuda a que a las bacterias les resulte muy difícil adherirse a las paredes del tracto urinario, y así, prevenir nuevas infecciones y acabar con las bacterias ya existentes.

Cuando ya haya pasado el problema, es mejor continuar tomando arándanos durante un tiempo para prevenir que vuelva la infección. Con ello nos limpiaremos muy bien por dentro y nos aseguraremos de no recaer por una larga temporada.

Podemos encontrar los arándanos en cápsulas, pastillas, zumo o los frutos al natural. De cualquiera de las maneras nos vendrá como anillo al dedo. Pero si optamos por la opción de las pastillas tendremos que tomar las que posean una alta concentración de arándanos.

Si eres una de las mujeres que padece continuamente de cistitis, sólo tienes que añadir un vaso de zumo de arándanos una vez a la semana a tu dieta diaria, y ya terminará tu sufrimiento.

Autor: Ana Mola

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *