Cinco trucos para adelgazar sin seguir una dieta

¿Cuántos lunes os habéis propuesto poneros a dieta pero la intención no ha durado más que unas horas y el plan de adelgazamiento ha terminado posponiéndose para el próximo lunes?

En ocasiones, pensar que estamos a dieta y ser conscientes de ello, nos dificulta mucho el adelgazamiento. Muchas de nosotras enfocamos las dietas como una obligación basada en prohibiciones: tengo que hacer deporte, tengo que adelgazar, no puedo comer este alimento y tengo que limitar ese otro. De esta manera, es muy complicado ser optimista con las dietas.

Por este motivo, desde Nosotras.com queremos daros cinco trucos para adelgazar sin tener que poneros a dieta.

1. Realizad las tareas del hogar: al lavar la ropa (68 calorías), poner la mesa (85 calorías) o regar las plantas (102 calorías), quemamos calorías sin ser conscientes de ello. En este sentido, participar de las tareas domésticas puede ser un buen plan de adelgazamiento.

2. Manteneros activas: seguro que todas vosotras tenéis una vida muy ajetreada. En lugar de quejaros de ello, aprovechad cada momento para realizar deporte. ¿Cómo? Id andando al trabajo, si vais en coche aparcadlo dos calles más lejos del trabajo y andad un poco, olvidad el ascensor y subid las escalares a un buen ritmo, cuando habléis por teléfono pasearos por la oficina en lugar de quedaros sentadas… Veréis como hay infinitas maneras de hacer deporte y quemar alguna que otra caloría.

3. Apuntad todo lo que comáis en un papel: escribir lo que ingerís diariamente puede ayudaros a ser más conscientes y a controlaros más a la hora de comer.

4. Procurad comer y cenar siempre en casa: parece una tontería pero comer fuera de casa engorda mucho. Los entrantes, los dos platos principales, el postre, el pan, la bebida… Normalmente, comemos mucho más si vamos a un restaurante que si comemos en casa. Por este motivo, intentad comer y cenar siempre en casa para controlar lo que ingerís.

5. Engañad a vuestro estómago: siempre que tengáis hambre pero no sea la hora de comer, engañad a vuestro estómago. ¿Cómo? Los chicles pueden ser una buena opción. Masticar chicle sin azúcar puede ayudaros a quitaros las ganas de comer y, además, elevará vuestro metabolismo un 20%.

Como veis, se trata de acciones que no os costarán un esfuerzo adicional y, además, os ayudarán a quemar calorías sin daros cuenta.

Imágenes: omsica

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *