Cenar sin engordar… ¡es posible!

Un desayuno consistente pero saludable, cinco comidas diarias, almuerzo y merienda equilibrados. Ya has completado todos los pasos para llevar una dieta sana, has hecho ejercicio y además has completado las miles de obligaciones que te han acompañado a lo largo del día. Sin embargo, llega la temida hora de la cena y… ¡no quieres tirarlo todo por la borda!

Sabemos que no hay que hacer esta última comida demasiado tarde y que, desde luego, no debe ser demasiado copiosa, pero ¿cómo resistirse? Para ayudaros, ponemos a vuestra disposición una serie de platos bajos en grasas, con pocas calorías y de lo más sanos para esas horas intempestivas:

  •  Prueba con una ensalada de tomate, acompáñala de cebolla o una lata de atún en aceite vegetal. No es recomendable que se abuse de la lechuga, ya que por las noches puede ser un enemigo a la hora de llevar a cabo una correcta digestión.
  •  Unos filetes de pescado hervidos o a la plancha acompañados de calabacín con poco aceite son perfectos para pasar la cena y llegar a la hora de dormir completamente saciadas
  • Si queremos apostar por la verdura, ésta puede ser acompañada por filetes de pavo, ya que con un par de vueltas en la sartén componen una cena de lo más completa
  • Pero si no queremos poner la sartén, lo mejor es lanzarse a los lácteos: dos o tres yogures desnatados junto a un puñado de cereales también pueden significar una cena perfecta y de lo más saludable.

Fuente Imagen: Corbis Images

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *