¿Cansado de contar ovejitas? ¡Consejos contra el insomnio!

¿Tienes problemas de insomnio y ya no sabes que hacer? Nosotras te ayudamos con algunos consejos para combatirlo.

El insomnio es uno de los trastornos del sueño más comunes y que desgraciadamente sufre un número muy elevado de la población. A parte de yacer en la cama con los ojos abiertos e ir durante toda la noche o gran parte de ella de un lado para otro, el insomnio es muy perjudicial para el correcto rendimiento de nuestro cuerpo y mente. Es muy importante dormir unas horas determinadas para que nuestro cuerpo descanse y así pueda rendir adecuadamente durante el día. ¿Qué causa insomnio? Muchos pueden ser los factores determinantes en el desarrollo de este trastorno del sueño. Nosotras te describimos los más comunes y te aconsejamos como combatirlos.

Lo primero que hay que descartar es que no se trate de un problema de salud subyacente, ve al medico y asegúrate de que no sean los responsables de la pérdida de sueño. Además, algunas medicaciones prescritas para ciertos problemas de salud como la presión alta o el asma pueden también afectar el sueño.

Hay que tener en cuenta es que el insomnio es en realidad un síntoma, y no una enfermedad. Así que el origen se encuentra habitualmente en problemas psicológicos como el estrés o la depresión. Si tratas estos problemas de raíz, el insomnio, muy posiblemente desaparecerá.

Un buen entorno de descanso es muy importante. Imagen de sxc

Los hábitos alimenticios son también frecuentes en los trastornos del sueño. La ingesta de cafeína, el alcohol, el tabaco o hacer ejercicio muy cerca del horario del sueño pueden hacer que este se vea alterado. De la misma manera cenar en abundancia tampoco ayuda, ya que nuestro sistema digestivo sigue trabajando.

No hagas siestas y procura mantener un horario de sueño firme y continuo cada noche. Esto ayuda a establecer un ritmo regular de descanso.

El entorno del descanso también es muy importante. Una cama y almohada cómoda, temperatura adecuada, una habitación libre de ruidos que puedan distraer o despertar, así como de estímulos luminosos. Es importante que el reloj no sea un elemento demasiado presente, ya que puede resultar un recordatorio estresante de que todavía no te has dormido. No te enfurezcas ni impacientes cuando veas que no puedes dormir, ya que la autosugestión, en este caso negativa, nos impulsa al insomnio. Esta también puede ser positiva, así que practica la relajación, y más que contar ovejitas para mantener la cabeza ocupada, procura librarte de cualquier pensamiento, mantén la mente en blanco y con la única idea del convencimiento de tener mucho, mucho sueño.

Autor: Eva Marco

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *