Bolsos XXL: cómo lucirlos sin dañar tu espalda

¿Adicta a los bolsos pesados? Atención porque pueden dañar tu espalda. Nosotras damos unos consejos sobre cómo llevarlos para evitar posibles molestias y contracturas.

Hay ocasiones en los que agradecerías que un día tuviera más de veinticuatro para llegar a todos lados. Vamos de un sitio a otro sin poder perder ni un minuto: del trabajo al gimnasio, del gimnasio a recoger a los pequeños al cole… Al salir a las 8 de la mañana de casa tienes que planear todo el día para coger todo lo necesario: el monedero, el portátil, la ropa para el gimnasio… y ¿dónde lo metemos? En nuestro grandioso bolso que llevamos cargado a la espalda durante todo el día.

No somos conscientes pero tanta carga puede terminar pasándonos factura. Además, muchas veces, con este tipo de bolsos, llevamos el hombro en tensión para evitar que se nos resbale la asa y esta postura puede generar contracturas musculares.

Para evitar males mayores, toma nota de estos consejos:

Los bolsos XXL están más de moda que nunca. Son esos bolsos enormes donde cabe de todo. De hecho parece el de Mary Poppins porque a veces nos sorprenderíamos de todo lo que llevamos dentro: el maquillaje, el monedero, la agenda, las llaves de casa, el teléfono, el jersey por si hace frío, el pañuelo y aun quedaría sitio para guardar todos los accesorios de tu pareja, escoge los modelos de asas anchas. Además, alterna ambos hombros para darle respiro a uno mientras cargas el bolso con el otro. Y, por último, deberías intentar llevar sólo lo indispensable. Piensa en alternativas: podrías dejar una bolsa de deporte en la taquilla del gimnasio con las cosas pesadas como las bambas y los productos de higiene íntima; otra opción es dejar el portátil en el despacho para no tenerlo que transportar cada día y, así, también te aseguras de desconectar del trabajo una vez llegas a casa. Son sólo opciones pero seguro que tu espalda te lo agradecerá.

En caso de sentir sobrecargas, estira bien los brazos y haz ejercicios de rotación para el cuello hacia un sentido y hacia el otro. Si la molestia es en los hombros, juega a tensarlos y destensarlos una y otra vez hasta que queden relajado. En caso de seguir sintiendo dolor, no dudes en acudir a un médico.

La moda y la salud no están reñidas, así que cuida tu espalda.

Autor: Anna Güell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *