Bienvenida, crisis de los 30

Cierto es, que llegadas a esta edad, bastantes personas caen en la crisis que muchos han catalogado como  ‘crisis de los 30‘. Pero lejos de ser un tópico, las crisis existen en la vida de todos, y aunque parezca paradójico, son verdaderamente necesarias. 

Y es que, tarde o temprano, llega un momento en la vida– no necesariamente tiene que caer en número redondo– en el que nos preguntamos si algo de lo que estamos haciendo tiene sentido. Aunque suene extraño y apoteósico, tiene que ser así.

Y lo más curioso del tema, es que la mayoría de veces quienes han tenido el valor de replantearse su vida, acaban abandonando el trabajo, la pareja o deshaciendo su círculo íntimo de amistades. A veces también pasa lo contrario, nos suceden imprevistos que nos hacen reaccionar ante situaciones que no eran beneficiosas para nosotros. Y es que las crisis existenciales no llegan por qué sí.  El trabajo, la familia o las relaciones de amistad que tenemos. ¿Son verdaderamente lo que nos satisface? ¿Nos están haciendo realmente felices? Las crisis llegan porque estamos haciendo lo contrario queremos o sentimos, y si pasado un tiempo no hacemos nada al respecto, el “palo” que nos llevamos emocional o físico viene por él mismo.

Rupturas amorosas, despidos laborales, conflictos familiares o de amistad….O incluso golpes más duros como muertes de personas cercanas, accidentes domésticos, de tráfico, son hechos que pueden marcar un antes y un después en nuestra vida…Existen mil hechos que pueden de romper con esas estructuras que pensábamos eran eternas, inquebrantables e inamovibles. ¿Casualidad o destino?

¿Cómo superamos una crisis?

Hay crisis que duran más, crisis que pueden durar toda la vida. Ello depende de nuestra cualidad de resiliencia, que puede ser innata, adquirida o aprendida por nuestra cuenta. ¿Qué es la resiliencia?  Según la RAE  “Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos” . En nuestras propias palabras, es la capacidad que tiene una persona de afrontar sus problemas y superarlos con éxito, llevándose por el camino un aprendizaje de vida esencial. 

Y tenemos una gran noticia para ti: La mayoría de personas de 25 a 30 años, llegada la crisis, se dan cuenta que no saben gestionar sus emociones. Es un clásico.

La mayoría de nuestra generación no hemos recibido una educación emocional que nos permita gestionar estos tramos de forma eficiente. ¿Y qué podemos hacer al respecto? Buscarnos la vida o pedir ayuda a un profesional. Sí, el máster en gestión emocional está asegurado. Eso significa que debes leer mucho, documentarte y en caso de no ser capaz por ti mismo de levantar la cabeza, pedir ayuda a un profesional. Hay personas que directamente deben acudir a un tercero, ya que sus casos son más difíciles de superar por sí mismos.

El verdadero cambio llega cuando empiezas a ser consciente de quién eres y qué haces con tu vida; cuando decides que ser valiente es la única vía de descubrimiento y aceptas que pueden caerte algunas ‘hostias’ por el camino.

 

En definitiva, la clave es trabajar en términos de evolución y crecimiento personal. Esta dedicación personal tiene un objetivo: Deshacerte de los viejos patrones, estructuras y programas limitantes, para encontrarnos con nuestra ‘esencia’ y dar paso a nuevas experiencias que nos aporten una vida plena y satisfactoria.

Una nueva vida rodeada de personas que mereces, quieres, te cuidan y quieren lo mejor para ti; un trabajo satisfactorio, al que cada mañana quieras acudir con energía e ilusión. En definitiva, la vida que quieres vivir.

Recuerda: en la vida las crisis son necesarias para deshacerte de lo antiguo y dar paso a lo nuevo; es necesario marcar un antes y un después para preparar un porvenir maravilloso para nosotros. Las crisis son una oportunidad de escuela, de aprendizaje, y una vez superadas nos hacen más fuertes, más resilientes y más maduros a la hora de tomar decisiones que nos dirijan hacia el camino que deseamos y definitivamente, nos hacen más felices. 

Imágenes: Google Gifs

 

Autor: Clara Martin

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *