Beneficios de las semillas para tu bienestar

Dentro de los súper alimentos se incluyen las semillas.

Pequeñas, versátiles y fáciles de incorporar en cualquier dieta, las semillas –en todas sus variedades- aportan cantidad de nutrientes y buena fuente de energía a cambio de cero colesterol y grasas trans. Te invitamos a continuación a conocer los beneficios de las principales semillas.

 

 

En principio, vale destacar que las semillas son excelentes por su alto contenido de fibra. Recordemos que la fibra es esencial para mantener en buen funcionamiento el organismo en general, y el sistema digestivo, en específico. Entre las semillas con mayor cantidad de fibra destacan las de chía y las de lino o linaza.

Por esta misma razón, este pequeño gran alimento es altamente recomendado para adelgazar. Si estás buscando perder esos kilos de más incluye semillas en tu dieta diaria, ya que si bien su aporte calórico puede ser algo elevado, su alto contenido de fibras hace que uno se sienta satisfecho y pueda pasar más tiempo sin comer otro tipo de alimentos no recomendados para bajar de peso durante el resto del día.

 

Las semillas son, además, una fuente recomendada para obtener grasas saludables en nuestra dieta. Suelen contener grasas insaturadas y Omega 3 y 6 –la chía es su principal fuente-, esencial para un buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en general.

 

 

Así también, por sus nutrientes y ácidos grasos saludables, las semillas están recomendadas para prevenir ciertos trastornos, especialmente, los relacionados con procesos inflamatorios, eventos cardiovasculares o hiperglucemias.

Pero no sólo son beneficiosas para la salud interior, sino también exterior. Gracias al aporte de vitamina E, A y zinc, las semillas ayudan a conservar una piel más joven y bella. El zinc es uno de los principales minerales que contribuyen a mantener sano y en buen estado el colágeno, uno de los principales compuestos de la piel, esencial para que prevenir arrugas y evitar la flacidez que se hace presente con el paso del tiempo.

Por todo esto, recuerda entonces incorporar a tu alimentación diaria todo tipo de semillas: las de girasol, cuya principal propiedad es su alto aporte de vitamina E -excelente antioxidante natural-, magnesio y fósforo; las de chía, que se recomiendan consumir “activadas”, esto es, previamente remojadas; las de lino, que destacan por su contenido de ácidos grasos esenciales, fibra, vitamina E y del complejo B; así como también las de calabaza, sésamo y demás opciones saludables que hoy por hoy son fáciles de conseguir en cualquier tienda de productos naturales.

¿Te animas a añadirlas a tu dieta?

¡Apuesta por la salud!

Imágenes: Pixabay

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *