Beneficios de la quinoa: el rey de los superalimentos

Habitualmente empleamos el término superalimentos para referirnos a productos naturales cuya composición en nutrientes básicos necesarios para la vida del ser humano excede a la media de los que contienen otros alimentos.

Aunque el término se ha puesto de moda y ya lo hemos incorporado a nuestra lista de la compra habitual, abusando de él en no pocas ocasiones, si existe un alimento al que podemos atribuirle características superiores ese es la quinoa.

Al denominar “superalimento” a la quinoa no sólo englobamos las propiedades beneficiosas que sus ingredientes suponen para nuestro organismo, sino también sus ventajas competitivas en la producción agrícola.

Se trata de una semilla que puede ser consumida como cereal, de bajos costes de cultivo, que se puede implantar en todo tipo de suelos y que no necesita fertilizantes ni exceso de riego.

quinoa

Procede de los Andes. De hecho ha sido en reiteradas visitas a Perú, donde los ingenieros agrícolas de la FAO  -Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura- han estudiado sus modelos de producción.

La quinoa es pues un superalimento por su rentabilidad, su exportabilidad y su contribución a una agricultura global sostenible que ayuda paliar las desigualdades y el hambre en regiones poco favorecidas.

Por otro lado, si se estudia su composición, es de nuevo la FAO quien nos recuerda que es el único producto de origen vegetal que contiene todos los aminoácidos esenciales básicos, en proporción superior al de cereales de uso global como el trigo o la cebada.

Su contenido calórico, por otro lado, no debe preocuparnos, pues , aunque posee grasas, se trata de las consideradas “buenas” para nuestra salud. Hablo del Omega 3, indicado para el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular , y del Omega 6. Este ácido linoleico contribuye también a la reducción del colesterol “malo” y los lípidos.

Más beneficios de la quinoa: es todo fibra, presenta un buen nivel de proteínas y destaca por sus niveles de minerales – calcio, hierro, fósforo y zinc – y vitaminas, como la rivoflavina, tianina y niacina.

Otra ventaja es su consumo apto para celiacos, además, por supuesto, de su versatilidad gastronómica y su buen sabor.

El grano más común es el blanco, pero podéis encontrarla también roja y negra. Sus propiedades no varían prácticamente, aunque se puede decir que la blanca, la más conocida y empleada en gastronomía, es la menos calórica.

La roja se recomienda para cuando es necesario un mayor aporte energético, mientras que la negra se considera beneficiosa para la salud mental, al menos, por su contenido en litio.

Si queréis probarla este verano, os la recomiendo como aliño para el gazpacho e incluso como elemento principal para la ensalada.

 

ata poouramini 3

Ata Pouramini es autor del libro “Tú eres tu medicina” y “El gato persa que quería comer caviar”.Es orientador en salud, experto en nutrición y uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Estudió Nutrición en la Oxford Brooks University, es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica  y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica. 

Imágenes: Pinterest

 

Autor: Ata Pouramini

atprm!6336

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *