¿Bañarse con agua muy caliente daña la salud?

  • Tomar un baño con agua caliente puede ser muy relajante, pero en realidad no es recomendable si quieres cuidar tu salud y belleza. Especialistas en el tema recomiendan una ducha con agua tibia, para evitar resequedad en la piel y problemas de microcirculación. Afecta a los vasos sanguíneos pequeños, que están cerca de la superficie de la piel y son expuestos a cambios bruscos de temperatura.

¿Cómo afecta el agua caliente en el organismo?

  • Acelera el envejecimiento de la piel: la piel de tu rostro como tu cuerpo pierden elasticidad y firmeza, podrían adquirir arrugas prematuras si acostumbras a utilizar agua muy caliente.
    Piel opaca y reseca: la superficie de la piel se desgrasa con mayor fuerza volviéndose reseca, opaca, tirante.
    Dermatitis: según dermatólogos, se puede producir dermatitis atópica producida por la resequedad de la piel. Se caracteriza por producir picazón en varias áreas del cuerpo incluidas piernas y espalda.
  • Problemas circulatorios: no es recomendable para personas con problemas circulatorios, porque produce que los vasos sanguíneos se dilaten. Si padecen varices, se pueden presentar o aumentar los síntomas.
  • Debilita el cabello: las altas temperaturas afectan al cuero cabelludo lo torna opaco y sin brillo. Puede aparecer caspa, muchas veces causada por un hongo que se forma por el uso frecuente de agua caliente.
  • Altera la digestión: si tomas un baño caliente luego de comer el calor aumenta el flujo de sangre en tu piel, y tu proceso digestivo se va a volver más lento de lo normal.

Recomendaciones

  • La temperatura del agua en la ducha o bañera debe ser tibia o levemente caliente.
  • Utilizar productos que respeten los niveles de pH de la piel.
  • El tiempo en la ducha debe ser corto.

  • Usar cremas hidratantes en el cuerpo para evitar deshidratación y mantener el equilibrio de la epidermis.
  • Ducharse una vez al día, si lo haces varias veces eliminas, la capa protectora natural de la piel, es la que nos protege de gérmenes, de contaminación ambiental, y de infecciones o irritaciones.

Es fundamental mantener un equilibrio en los hábitos de higiene para estar en salud.

Imágenes: Mi punto de partida, Bañera por ducha , ecuamantenimiento, Dermaglós.

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *