Arnold W. Klein, ‘el arquitecto del rostro’ explica cómo rejuvenecer sin bisturí

El objetivo del profesor Arnold W. Klein a la hora de tratar un paciente es ‘aportar, añadir valor a la cara, no cambiarla’. Para hacerlo usa ‘poco producto pero mucho tiempo’.

Arnold W. Klein (Beverly Hills – USA) ha visitado España para impartir, durante las Jornadas Mediterráneas de Confrontaciones Terapéuticas, auspiciadas por la SEMCC, una Master Class sobre «Procedimientos Miniinvasivos para el aumento de tejidos blandos».

El Prof. Klein recibió el nombramiento como Miembro de Honor de la Sociedad Española de Medicina y Cirugía Cosmética, de manos de su Presidente, el Dr. J. Víctor García.

¿Qué le ha traido a España?

Ha sido un verdadero honor que el presidente de la SEMCC, el Dr. J. Víctor García, me haya invitado a las Jornadas Mediterráneas de Confrontaciones Terapéuticas para impartir una Master Class sobre «Procedimientos Miniinvasivos para el aumento de tejidos blandos». En ella expuse mi experiencia y mis resultados mediante la combinación de toxina botulínica con productos de relleno no permanentes.

Los protocolos que usted utiliza son únicamente para tratar la cara…¿fruto de esta especialización nace el apodo «el arquitecto del rostro» por el que es internacionalmente conocido?

A mi me apasiona la arquitectura de la cara. La medicina, además de ciencia, es arte. Yo me considero un artista, un artista de la cara. Y la dermatología me da las herramientas indispensables para poder jugar con ella, sin dañarla, para embellecerla aún más.

Pero actualmente vemos caras muy artificiales que difieren mucho de este concepto de arte del que usted nos habla ¿no cree?

La natural es bello. Lo artificial no. Y el daño siempre es el mismo, el exceso: demasiado bótox, demasiado tinte, demasiado maquillaje, demasiados cosméticos… En Japón, por ejemplo, llegan a aplicarse hasta ocho productos diarios. Tanto los médicos como los pacientes debemos saber cuando parar y no sobrepasar nunca la línea de la naturalidad.

¿Y la técnica de inyección no influye?

Claro que sí. Es un factor clave. Hay que inyectar muy despacio, dedicando a cada paciente todo el tiempo que sea necesario. Yo uso poco producto pero mucho tiempo. Dejo que el líquido fluya por debajo de la piel -no debajo del músculo como hacen muchos médicos-, sin prisas, y luego retiro la aguja muy suavemente. Trabajo con tanta delicadeza porque, a pesar de llevar toda la vida pinchando, odio los pinchazos. Ese temor personal es el que me ha motivado a innovar métodos mínimamente invasivos, sin cortes ni bisturís.

Una vez que se empieza, ¿se puede parar o ya no hay marcha atrás?

Es una enfermedad no saber frenar a tiempo. Es el llamado síndrome dismórfico y actualmente lo padecen muchos famosos como por ejemplo Nicole Kidman. Creo que Nicole ha abusado del bótox y a mi personalmente no me gustan los rostros que parecen extraídos de dibujos animados. Como médico quiero aportar, añadir valor a la cara, no cambiarla.

O sea, borrar las arrugas y nada más ¿no?

No se trata únicamente de reducir las arrugas sino de jugar con los volúmenes. Esto es lo que dará juventud y naturalidad al rostro. El gran problema de algunos tratamientos estéticos (los liftings faciales por mencionar alguno) es precisamente esa pérdida de volumen.

¿Y cómo se gana volumen?

Las dos zonas que principalmente debemos tratar son los ojos y los labios ya que son los rasgos más característicos de la persona. Los primeros con bótox y los segundos con rellenos. Pero rellenos biológicos y reabsorbibles, ya que los productos sintéticos se ven artificiales y los rellenos permanentes causan problemas permanentes.

¿Tanto peso tiene el labio a nivel estético?

Todos los hombres sienten una gran atracción por los labios ya que, en condiciones normales, son el
único órgano sexual femenino visible. Además, cuándo por ejemplo falta alguna pieza dental, el labio
decae. Y esta falta de volumen provoca una apariencia de envejecimiento global, en todo el rostro.

¿Y los hombres también se retocan los labios?

Los hombres, sobre todo, se retocan los ojos. Son el marco superior de la cara y tienen un peso estético notable. Podemos tratar las ojeras, elevar las cejas o incluso aumentar el campo visual. Tenemos que ser muy concientes de lo que hacemos, para no afeminar demasiado sus rasgos. El icono de belleza masculino, en general, es una nariz, una boca y una mandíbula muy definidas, una musculatura muy pronunciada y una frente cuadrada.

¿Y el icono de belleza femenino?

Parte superior de la cara más amplia con una frente grande y lisa, ojos redondos, pestañas largas, nariz pequeña y unos labios voluminosos.

¿Cuál es su máxima prioridad cuando trata a un paciente?

La salud y la satisfacción de mis pacientes son siempre mi máxima prioridad. Pero también pienso que estamos en una época peligrosa donde a veces falla la integridad. Pasa cuando los médicos tienen intereses económicos con empresas o laboratorios farmacéuticos, y ofrecen su apoyo incondicional a sustancias peligrosas. Si inyectamos estos productos en el tejido humano nuestro organismo los trata como si fueran un cuerpo extraño, y nuestro sistema inmunológico ataca estas implantaciones causando enrojecimientos, dolor y nódulos.

Por lo que nos cuenta… un poco incierto el futuro de la medicina cosmética

No, al contrario. Los procedimientos mínimamente invasivos nos permiten reemplazar el corte por las inyecciones. Podemos actuar sin dañar. Actualmente, hemos reducido al mínimo cualquier incomodidad sin comprometer la salud de los pacientes. Y seguiremos avanzando si seguimos luchando por tener una buena bibliografía en el mundo de la medicina cosmética.

Fuente: Orbyce

Ver más…

¿Sabes cómo quitarte años de encima sin cirugía?

Mima tu piel durante el verano. Consejos para evitar manchas y fotoalergias

Todo lo que debes saber sobre el Botox

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/salud`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler(' <!DOCTYPE...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/lo in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367