Alimentos que brindan colágeno a la piel

El colágeno es una proteína que se encuentra en los huesos, músculos, piel y tendones.

Aporta resistencia y elasticidad a zonas como tendones, huesos o cartílagos y está ligada directamente con el envejecimiento.

Su presencia en la piel ayuda a luchar contra el envejecimiento. A medida que pasan los años, el colágeno comienza a debilitarse y a desaparecer, dando lugar a la aparición de líneas de expresión, arrugas, pliegues y falta de elasticidad.

 

Alimentos ricos en colágeno

  • Vegetales de hojas verdes: Tienen alta concentración de vitamina C y vitamina K. Las espinacas, el brócoli o la col rizada tienen propiedades antioxidantes y estabilizan las enzimas que reducen la producción de colágeno.
  • Lentejas y garbanzos: Contienen lisina, que es un aminoácido esencial. La lisina también se encuentra en la clara del huevo y en el germen del trigo.
  • Soja y sus derivados: El tofu, la leche vegetal o el seitán contribuyen a la formación de colágeno en la piel, tendones y ligamentos.
  • Frutas y verduras de color rojo: Fresas, manzanas, cerezas, pimientos rojos y remolachas contienen licopeno que, además de ser antioxidante, ayuda a la secreción de colágeno.
  • Frutas: Las que tienen especialmente gran contenido de vitamina C como pomelos, papayas, naranjas, kiwi, limones o arándanos.
  • Ácidos grasos: Los alimentos que contienen Omega 3 son perfectos para aumentar el nivel de colágeno. Alimentos como el salmón, pescado azul, sardinas, bacalao y las semillas como las nueces, el lino, avellanas y almendras. Todos tienen gran concentración de ácidos grasos que ayudan a mantener la piel sana y joven.

¿Qué daña el colágeno de nuestra piel?

  • Podemos agotar los niveles de colágeno teniendo una alimentación deficiente y malos hábitos de vida.
  • Altos niveles de estrés.
  • Gran consumo de azúcar blanco, que aumenta la velocidad del envejecimiento en la piel.
  • El tabaco daña la proteína del tejido conjuntivo y los vasos sanguíneos de las capas externas de la piel, además de deshidratarla y resecarla.
  • Los rayos ultravioletas son nefastos para nuestra piel cuando nos exponemos más de lo debido sin protección solar.

Siguiendo una dieta equilibrada e hidratándonos correctamente, prevenimos el envejecimiento prematuro de la piel. No abusando de la exposición al sol, evitando el consumo de tabaco y alcohol, ya estamos beneficiando a la piel de nuestro cuerpo contra los signos del envejecimiento.

Cuida tu cuerpo y siéntete bien por dentro y por fuera.

Imágenes: Pinterest

Autor: Virginia Bruno

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *