Dieta para reducir el estrés

Sufrir ansiedad no depende solo de tener más o menos preocupaciones y cosas por hacer. Una mala alimentación puede llegar a favorecerlo. Una dieta que carezca de determinados nutrientes puede provocarnos una pérdida de equilibrio nervioso en situaciones de mucha exigencia. No pierdas detalle y apunta los alimentos que necesitas para reducir tu estrés diario.

Para reducir el estrés, es necesario tomarnos las cosas con más tranquilidad. Ten en cuenta que el estrés, además de disminuir nuestras defensas, nos hace más vulnerables a contraer infecciones y todo tipo de enfermedades. Por ello, resulta obligatorio aportar a nuestro cuerpo vitaminas del grupo B y minerales como el zinc, selenio o magnesio.

El pan integral y el arroz son alimentos ricos en vitamina B, necesaria para que las células produzcan energía y equilibren al sistema nervioso. El magnesio es fundamental para la salud de tus nervios, mientras que el zinc y el selenio previenen los estados de ánimo negativos. Por eso, te recomendamos que tomes nueces, una buena fuente de estos minerales. Toma unas cinco nueces al día, y ¡notarás sus efectos!

Química cerebral

Si tienes sensación de ansiedad o irritabilidad es porque se está alterando tu química cerebral, la cual depende de buena parte del tipo de alimentos que consumimos. Por ejemplo, debes saber que los alimentos ricos en proteínas, como la carne, aumentan la dopamina, que es una sustancia estimulante.  Al contrario que los hidratos de carbono, la pasta incrementa la serotonina tranquilizante. Lo ideal es que la dieta favorezca el equilibrio.

Alimentos que calman tu ansiedad

Avena: en forma de copos, galletas o barritas de cereales, es una rica fuente de energía cargada de vitaminas B6 y B5. La falta de estas vitaminas en nuestro organismo puede provocar que te cambie el humor.

Huevo: la yema es una de las mayores fuentes alimentarias de las sustancias que forman parte de las membranas de las neuronas. Las encontrarás también en alimentos como la lecitina de soja.

Espinacas: al igual que todas las verduras de hoja verde oscuro, ofrecen una importante dosis de magnesio. Los síntomas más frecuentes de deficiencia de este mineral son los calambres, el insomnio y la dificultad para concentrarse.

Imagen: blognutricioncente.

Autor: Carmen Martinez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *