Alimentación: ¡Cómo evitar el colon irritable!

Esta enfermedad crónica relacionada con las intolerancias alimenticias y el estrés afecta a un importante número de personas a nivel mundial muchas de las cuales no se encuentran diagnosticadas. Descubre cuáles son sus síntomas y que comidas debes mantener a raya de tu dieta.

Las alteraciones hormonales, cuadros previos como la gastritis e intolerancias alimenticias son algunas de las posibles causas del síndrome del intestino irritable. Sin embargo actualmente la tensión, ansiedad y estrés son los principales detonantes de esta patología que difícilmente pasa desapercibida.

Las molestias abdominales, la alteración en el ritmo intestinal que se traducen en etapas de estreñimiento y otras de diarrea, la presencia de mucosidad en las heces, exceso de gases, inflamación y pesadez son algunos de los síntomas de esta enfermedad que puede ser confundida con cualquier malestar ocasional. Es solo cuando se presenta de forma constante que las personas se animan a acudir a un especialista por un diagnóstico.

El colón irritable no se cura por completo pero si pueden reducirse sus síntomas gracias a tres aliados: las terapias y ejercicios para controlar el estrés como el yoga, la homeopatia, acunpuntura etc y una correcta alimentación, vital para mejorar el cuadro.

Si sufres de este síndrome entonces controla el consumo de los siguientes alimentos:

– Productos que causen flatulencias como la col, los garbanzos, frijoles y lentejas, la cebolla, los guisantes o los frutos secos.

– Las bebidas con gas y refrescos.

– Los productos de bollería, pasteles y alimentos como las sopas de sobre y algunos condimentos detonan los síntomas de esta enfermedad.

– Consume los lácteos y sus derivados con moderación o prefiere aquellas opciones sin lactosa.

Controla también la ingesta de café, alcohol y tabaco que no favorecen para nada a quienes padecen de colon irritable.

– Adicionalmente es recomendable que te ejercites y que busques vías para canalizar el estrés y mejorar tu calidad de vida.

Autor: Debora De Sa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *