Adelgaza con la cronodieta ¿Aún no la conoces?

¿Te habías planteado alguna vez que dependiendo de la hora los alimentos pueden engordar más o menos? Pues no es lo mismo comer un plato de macarrones con salsa carbonara al mediodía que para cenar. Descubre los secretos de la cronodieta y ¡planifica tu día gastronómico!

Nuestro cuerpo funciona de una manera concreta atendiendo a razones de pura lógica. Por ejemplo, por las mañanas el biorritmo de tu cuerpo está preparado para que te levantes con energía, activa y dispuesta a enfrentarte a tu día. Por la tarde, por el contrario, el consumo de energía baja para que te prepares para descansar.

Así, los alimentos que consumas por las mañanas te engordarán menos, ya que tu cuerpo los quemará más rápido que los que consumas por la tarde. Esto puede servir para las más golosas, por ejemplo: si tu pasión es la bollería, mejor desayunas croissant en vez de dejártelo para la merienda, ya que así tendrás menos riesgo de engordar. Teniendo en cuenta esta premisa, también existe otra recomendación: los hidratos de carbono para la mañana o la comida del mediodía y para la tarde o la noche (con la cena) las proteínas.

Los hidratos de carbono te darán energía para afrontar el día, estarás más activa y además, estarás de mejor humor (y eso siempre es recomendable). Las proteínas te ayudarán a reparar los tejidos y a sentirte mejor después de un largo día de trabajo. Y un detalle que seguramente alegrará a muchas: si vas a comer chocolate, mejor que sea por la tarde, ya que estimula la melatonina, una hormona que relaja y ayuda a conciliar el sueño.

Si quieres conocer más fondo las ventajas de la cronodieta puedes encontrar más información en el siguiente enlace. Ya sabes, antes de escoger qué comer ¡Mira tu reloj!

Imagen de Pronokal

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *