Cuando una ruptura es una buena opción

En ocasiones, no siempre pensamos que las relaciones de pareja vayan a llegar a su fin.

Todo va bien hasta que de repente uno de los dos decide poner un alto en el camino, tal vez un punto final. En otros casos, las situaciones son tan evidentes que hace tiempo que las dos personas de la relación ya veían que las cosas no iban como deberían y lo mejor es romper.

 

 

¿Cómo darnos cuenta de que una ruptura es verdaderamente una buena opción?

  • La vida es una y no se puede perder. Con esto no queremos decir que haya que hacer lo que se quiera en cada momento, haciendo el mal o daño a los demás. Sin embargo, si no somos felices en pareja y hay algo que no nos está dejando avanzar, debemos pensar que se vive sólo una vez.
  • Cuando algo es irrecuperable. No hay cosas imperdonables en esta vida, puesto que cada persona es de una manera, y no todos perdonaríamos algo que otros son capaces de pasar por alto. Pero, ¿y cuando algo está realmente roto y sabemos en el fondo de nuestro corazón que es irrecuperable? Es ahí cuando hay que decir basta, cuando hay que pasar página y empezar otra vez. Porque esta ruptura no tiene por qué ser el final, sino el principio de todo.
  • Cuando sabemos que la otra persona ya no nos quiere. A veces, que uno de los dos sea capaz de amar al otro puede ser suficiente, pero únicamente durante un tiempo. El resto del tiempo, es necesario que los dos estén enamorados, se quieran de la misma manera, y que al menos, deseen lo mismo en su vida común. Es hora de decir adiós si sabemos que la otra persona ya no está dispuesta a luchar.

No es el fin de tu vida, pasarás un tiempo doloroso pero conseguirás salir a fuera ¡y comerte el mundo!

Imágenes: Pinterest 

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *