Cómo sortear la rutina y que no afecte a tu relación de pareja

En cuestiones de amor, no siempre podemos estar a la altura de las circunstancias. Las relaciones de pareja son bastante cíclicas y, como todo en esta vida, pasan por diferentes crisis. Una de los factores que pueden agravar una relación es la rutina. Un día tras otro, las relaciones de pareja pueden llegar a estancarse, porque una jornada puede ser inevitablemente igual a la anterior. Aunque para muchas personas esto es maravilloso, porque compartir hasta las minucias del día a día es algo bonito, para otras puede convertirse incluso en un drama. Si tienes miedo de que la rutina afecte a tu relación de pareja, sigue estas claves y conseguirás sentirte mucho mejor.

 

 

  • Encuentra el encanto en cada pequeña cosa. ¿Ir al súper? ¿Esperar a que el otro termine en la ducha por las mañanas? ¿Hacer la cena o la cama? Convierte cada pequeña rutina del día a día, eso que tienes que hacer por obligación en algo encantador y divertido. Una ducha a dos, un café por la mañana, elegir los ingredientes precisos en la compra para preparar juntos una súper cena… Compartir con tu pareja las pequeñas rutinas del día a día puede ser maravilloso si lo haces con ganas e ilusión.
  • Comunicación y más comunicación. Una de las cosas más importantes en una relación de pareja es saber hablar, y sobre todo, saber escuchar. Que el otro nos oiga, nos comprenda y preste atención es tan importante como hacerlo nosotros también con la persona con la que compartimos nuestra vida.
  • No a las quejas superficiales. Es obvio que hay cosas por las que quejarse en la vida, pero si cogemos por costumbre quejarnos por absolutamente todo, esto llegará a ser también parte de nuestra rutina y todo nos parecerá un poco peor. No dejemos que esto nos supere, y menos en pareja, porque puede hacer mella en nuestra relación. En lugar de quejarnos, ¿Por qué no nos centramos en buscar una solución? Seguro que con una actitud más positiva, solucionamos más y nos sentimos mejor.

Imágenes: Pinterest, Salud180

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *