Cómo gestionar que se ha acabado el enamoramiento en tu pareja

El enamoramiento. Las mariposas. Esas ganas irrefrenables de que pasen las horas cuando no estás con la persona que te gusta. Y esas ganas de que no pasen cuando estáis juntos.

El enamoramiento es muy bonito, muy dulce pero dura poco. Y debe ser así. No podríamos llevar una vida normal y ordenada si estuviésemos con el enamoramiento en puntos altísimos como al principio. Por eso, si estás empezando en tu vida en pareja y de pronto ves que la situación se ha estabilizado hasta tal punto que ya no hay enamoramiento, sino verdadero amor, no sufras. ¡Estás en lo mejor! Y lo mejor es gestionarlo con cabeza.

 

 

  • El enamoramiento es sólo una etapa. Lo mejor es que sea así, de verdad. Si todos los días de tu vida tuvieses ese vuelco al corazón y ese dolor de estómago de pensar si ‘me quiere, no me quiere’, si va a durar o no… Esto sería inviable y no sería vida. Nada mejor que saber que una persona sí quiere estar contigo, sin dudas.
  • Este es el principio de vuestra vida juntos. El problema puede llegar cuando tú no has terminado con el enamoramiento y tu pareja sí. Vale, ya no está ‘on fire’ a tope, ni te dice esas cosas llenas de intensidad que parece que va a acabarse el mundo. Pero piensa que a ti también se te pasará, ¡y eso no es ningún problema! Porque es el principio de una vida común. Claro que habrá momentos cargados de amor, de pasión y de intensidad. Pero puedes seguir haciendo una vida completamente normal, con el resto de asuntos que ya había en tu vida antes de tener pareja.
  • La vida tiene mucho más. El enamoramiento se ha acabado, pero la vida sigue. Seguís juntos, os queréis, iréis consiguiendo cosas juntos y todo será maravilloso.

¡A vivir!

Imágenes: Pinterest

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *