Piscinas de ensueño para disfrutar en Portugal

Muchos quieren disfrutar del mar en el verano, y otros tanto, quizá, estén prefiriendo algún punto más alejado, tranquilo y acogedor, con piscinas de ensueño donde darse los mejores chapuzones. En la ocasión, te contamos cuáles son algunas de las mejores piscinas de Portugal, destino siempre presente para disfrutar de unos días de descanso en esta temporada estival.

Casas rurales y hoteles donde esconderse en Portugal por unos días del mundanal ruido, en un entorno natural de gran belleza y con todos los servicios para desconectar y disfrutar. Toma nota y  decide.

A solo una hora al sur de Lisboa, capital lusa de Portugal, en lo bello del Alentejo, se puede encontrar la casa rural Casa do Tempo, una propiedad familiar reformada con el mejor de los gustos y que ofrece un lugar donde descansar, sin apuros ni contratiempos. Si lo que buscas es naturaleza y tranquilidad, esta casa rural es para ti: caballos, paseos en bicicleta, un cielo límpido y estrellado por las noches y un baño en una de las piscinas naturales más bellas de la zona.

También en el Alentejo, Casas de Lupa es otra opción a tener en cuenta: está conformada por un conjunto de simples y minimalistas casas rurales, con una magnífica piscina rodeada por eucaliptos y una gran variedad de actividades por disfrutar, desde rutas en bicicleta y excelente cocina, hasta observación de estrellas y programas detox.

2

En la misma región, pero ya en Grândola, la casa rural A Serenada es un referente del enoturismo en la zona: son 23 hectáreas rodeadas de los más bellos viñedos donde se producen e los mejores vinos. La casa, en sí, tiene un total de seis habitaciones que asegurarán una estancia tranquila y acogedora, con una atractiva piscina donde refrescarse para después degustar algún vinillo.

Ya en el Algarve, en lo alto de un acantilado, se podrá encontrar la Casa Rural Las Tres Palmeras, que aunque en un entorno casi desierto, cerca de la ciudad de Portimão. Grandiosa es la vista del Atlántico que ofrece desde su piscina a todo detalle. Imperdible para descansar y disfrutar, pero en serio.

En Arraiolos, cerca de Évora, se alza la Villa Extramuros, una alternativa que combina lo mejor de una casa rural con un hotel boutique. Una construcción contemporánea en un entorno de cinco hectáreas con olivos y una piscina de 15 metros de largo para vivir unas vacaciones únicas e inolvidables.

Finalmente, en Tavira, una antigua quinta rural es ahora un hotel campestre a toda máquina: Pensão Agricola, una belleza rural – chic, donde el confort y el buen gusto sobran, con una piscina donde no se necesitará nada más para ser feliz.

Imágenes: imagineportugal.wordpress.es

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *