La nanotecnología: El caballo de Troya contra el cáncer

Hace un tiempo publicamos un artículo que planteaba cómo serían los aviones del futuro y relacionaba una nueva tecnología, la nanotecnología, y el nuevo Airbus que la compañía tiene pensado sacar en 2050. Esperamos que eso no indujera a la equivocación y que os hiciera pensar que la nanotecnología es una tecnología para el futuro. No. No lo es, ya que desde hace unos años ya forma parte de nuestras vidas. Por eso, hoy vamos a hablaros de actuales investigaciones frente al cáncer basadas en la nanotecnología

¿Cómo actúa la quimioterapia tradicional y la influencia de la nanomedicina?

Uno de los problemas que hay hoy en día en la medicina se centra en cómo curar el cáncer sin dañar los tejidos sanos ya que la quimioterapia convencional, aunque se oriente a un órgano o a un área determinada, afecta a células tanto enfermas como sanas. Por ello, las actuales investigaciones en nanotecnología, están enfocadas a que se llegue, única y exclusivamente, de manera selectiva a las células dañadas y no a las sanas.

Y es ahí donde intervienen los nanotubos de carbono ya que debido a su tamaño, la mitad del ancho de una célula de ADN, a su biocompatibilidad con el cuerpo humano y a sus propiedades ópticas, absorbe luz del infrarrojo cercano, la Universidad de Stanford consiguió destruir células cancerígenas en el laboratorio.

nanotubo-960x623

¿Cómo? Lo primero que hay que decir es que la luz infrarroja cercana atraviesa el cuerpo humano como si este no existiera, sin embargo, los nanotubos de carbono sí que la captan. Es como si te pusieras de pie ante mí y yo te disparara con un rayo del infrarrojo cercano. Ese rayo te atraviesa como si nada pero al nanotubo lo calienta en vez de traspasarlo.

Lo segundo es que estos nanotubos pueden rellenarse con lo que queramos, como por ejemplo, pequeñas dosis de fármacos. Entonces, si metemos los nanotubos de carbono en células cancerígenas y posteriormente las irradiamos con luz del infrarrojo cercano, los nanotubos se calientan y activaban el fármaco que destruye las células cancerígenas.

Pero esto en un laboratorio. Así que, como te podrás imaginar, el mayor problema reside en insertar los nanotubos en las células tumorales dentro del cuerpo.

¿Cómo insertar los nanotubos en células dañadas dentro del cuerpo y no en las sanas?

Ya partiendo de los nanotubos como vehículos portadores de fármacos, para que fuera posible llevar esos nanotubos hasta, únicamente, las células dañadas, éstas tendrían que permitirle entrar en su interior… ¡Y se consiguió!

La superficie de las células cancerígenas están recubiertas con receptores de una vitamina conocida como folato. Al introducir estas partículas en los nanotubos, los receptores de las membranas de las células cancerígenas reconocen al folato y permiten que el nanovehículo entre en la célula dañada. Es como un Caballo de Troya formado por un nanotubo (como caballo), un fármaco (Aquiles y su soldados) y el folato (la mentira por la que los troyanos metieron el caballo dentro de Troya).

Una vez dentro, al irradiar con luz infrarroja cercana el nanotubo, éste se calienta, activa el fármaco y destruye la célula cancerígena. La tecnología no sólo sirve para tener cosas materiales más novedosas como teléfonos móviles, sino también para mejorar nuestra calidad de vida en los aspectos más necesarios. ¿Y tú que opinas?

7

Víctor García. CEO de VictorGB, empresa profesional encargada del mantenimiento, gestión y dirección de BLOGS EMPRESARIALES en una multitud de temáticas (viajes, marketing, tratamientos de belleza, diseño web, mascotas y productos y servicios de todas las características).

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *