¿Desganada o desmotivada? Consejos que podrían ayudarte

Sentirse bien con uno mismo empieza por encontrar cosas que nos motiven

Con tantas personas que trabajan a diario mucha horas, el cansancio se ha convertido en un problema común.

“Hoy no me apetecer hacer nada”: una expresión común tanto entre los jóvenes como entre los adultos. Y qué levante la mano la que no tenga esa sensación de vez en cuando. ¡Pero no hay que culparse por ello! La vida de hoy en día nos obliga a dar el 100% de nosotros a diario y eso provoca que a veces cuerpo y mente se saturen. 

Tienes todo el derecho del mundo a tener días más bajos de moral y a tener dudas sobre qué hacer con tu vida. El miedo y la inseguridad es algo natural, pero son aspectos que hay que trabajar. ¡No dejes de hacer nunca lo que deseas por miedo!

La alimentación y el estilo de vida también influyen mucho en la forma de ver el mundo que nos rodea. La falta de alimento o de hidratación puede provocar más cansancio o negatividad de lo normal. Y eso es algo que no nos podemos permitir. Así que, ya sabes, bebe mucha agua y come bien, ¡hazlo por tu bienestar físico y mental!

A veces, para encontrar lo que nos llena, es importante hacer una lista de cosas. Añade cosas que quieras hacer a corto y largo plazo y trabaja para conseguirlas. Aunque para ser feliz, debes ser consciente que no se puede tener todo y que la felicidad reside en las pequeñas cosas. Lo más importante es disfrutar de lo que tenemos y de los placeres diarios ¡Disfruta del camino!

 

Marilyn Monroe. simplicidad pura

¿Qué te motiva en tu día a día?

Haz cosas que te llenen y que te hagan sentir útil. La sensación de libertad también es necesaria de vez en cuando. Si ir a correr cada día consigue que desconectes y que te sientas mejor, ¡hazlo! Nadie mejor que tu sabe lo que te aporta valor. O sí, por el contrario, te apetece pasarte dos horas leyendo ese libro que te tiene tan enganchada o viendo esa serie, ¡no lo pienses más!

Es muy importante tener momentos para una misma día a día y mimarse, aunque sea con pequeñas cosas o gestos. Disfrutar de los placeres diarios es algo que no sabemos hacer, ya que siempre vivimos con prisas y nunca tenemos tiempo para nada. Todo es cuestión de prioridades y nosotros mismos somos nuestro plan A. ¡Siempre! El primer paso para empezar a sentirte bien contigo mismo es valorando lo que tienes y sintiéndote afortunado por ello.

Si miras a tu alrededor, seguro que encuentras un motivo para combatir esa desgana o esa desmotivación (que no es lo mismo). Si alzas la mirada seguro que encuentras satisfacción en tomar una copa con un viejo amigo, en pasear por el parque, en cuidar a tu hijo y, sobre todo, en cuidarte a ti misma. Demuéstrate que vales y que eres capaz de hacer grandes cosas si te lo propones

Estamos llenos de motivaciones a nuestro alrededor, pero a veces es necesario frenar para encontrarlas.

 

Imágenes: Pinterest

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *