‘Beer Yoga’: de Berlín a la Fábrica Moritz Barcelona

Una disciplina para las personas que adoran tanto el yoga como la cerveza

Hacer yoga nunca había sido tan fácil. Ahora con el Beer Yoga los amantes de la cerveza ya pueden disfrutar de ella sin remordimientos a la vez que practican deporte. Es una técnica que sirve de terapia tanto para el cuerpo, mente y alma. 

Esta modalidad nació en Alemania con el objetivo de que las personas pudieran involucrarse en el mundo de la meditación sin tener que dejar de beber sus cervezas y ya es todo un éxito en otros países como Australia (concretamente, en Melbourne). “El Beer Yoga es divertido, pero no es ninguna broma. Tomamos la filosofía del yoga con el placer de beber cerveza para alcanzar un mayor nivel de conciencia“, señala Jhula, la fundadora.

 

El Beer Yoga nació en Alemania con la finalidad de involucrar a más personas en el mundo de la meditación

Llega a Barcelona

Se trata de una sesión de yoga que combina la práctica de este ejercicio con el consumo de la Moritz 0,0, la cerveza sin alcohol de la marca catalana. La Fàbrica Moritz Barcelona ha sido el escenario del punto de partida de más sesiones que se llevarán a cabo en diferentes Clubes de Fitness Holmes Place Barcelona. El Beer Yoga ha llegado a la Fàbrica Moritz Barcelona y ha congregado a más de 60 personas. Se trata de una experiencia que combina la técnica del yoga con la degustación de la Moritz 0,0, la cerveza de la buena vida, y la incorporación de la botella en la realización de algunos ejercicios como las asanas -posturas de yoga-.

El gusto por la cerveza es un requisito

Puedes no haber practicado nunca yoga y asistir igualmente a estas clases, pero el gusto por la cerveza es esencial para practicar esta disciplina. 

 

“Beer Yoga” en la Fábrica Moritz de Barcelona.

 

La clase, que ha sido dirigida por una experta, ha integrado a lo largo de la sesión la Moritz 0,0, una buena opción para hidratarse durante la actividad física que, además, ayuda a la recuperación orgánica y muscular después de hacer deporte y tiene un alto contenido en fibra. Se trata de una actividad pensada para los amantes de la cerveza, ya que pueden practicar yoga a la vez que disfrutan de su bebida favorita.

Durante toda esta semana se repetirán sesiones de Beer Yoga en cada uno de los Clubes de Fitness Holmes Place, un total de cinco sesiones para 30 personas cada una, fruto de su colaboración con la cervecera catalana, donde se hará la clase de yoga tradicional y, después, los participantes podrán beber unas Moritz 0,0. Además, Moritz y Holmes Place se plantean repetir la iniciativa en la Fábrica Moritz Barcelona tras el éxito de esta primera convocatoria (más de 2000 personas rellenaron el formulario para participar).

Moritz 0,0, antes conocida como Agua de Moritz, se elabora con los mismos ingredientes naturales que se utilizan en la cerveza tradicional: agua mineral natural (un 94% de su composición), malta, lúpulo de Saaz y levadura, pero simplemente sin alcohol. Su color pálido, casi cristalino, es su seña de identidad y se trata de una cerveza sin alcohol muy aromática que destaca por sus notas florales. La Moritz 0,0 tiene, además, un alto contenido en fibra y potasio, un índice glucémico bajo y pocas calorías (17 kcal por cada 100 ml), lo que le permite romper con la monotonía de la dieta.

Esta moda de mezclar cerveza y fitness ha ganado un gran número de adeptos.

¿Serás tú el siguiente?

 

Imágenes: Omnicom PR Group

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *