5 problemas que pueden surgir en un viaje y sus soluciones

Los viajes es una de las mejores cosas que hay. Descubres culturas, gente y lugares nuevos, vives experiencias únicas y aprendes de todo lo que vas viendo. Aún así, siempre hay una parte mala. Podemos ponernos enfermos, perder el pasaporte, tener jet lag...Por eso te damos algunos consejos para que sepas como actuar en caso de que surja algún problema durante un viaje. Aquí te explicamos cuales son los principales problemas con los que nos podemos encontrar y cómo solucionarlos:

Se pierden tus maletas. Cuando tu maleta no aparece en la cinta, lo primero que tienes que hacer es ir al mostrador de la compañía de vuelos y informar sobre lo que ha pasado. Normalmente te pedirán que dejes tus datos personales, para poder ponerse en contacto contigo y te darán una bolsa con un cepillo de dientes, cremas, champús y otros básicos. Puede que tu seguro de viaje también cubra la pérdida de equipaje, así que puedes repasar las cláusulas y asegurarte de ello. De todos modos, siempre es mejor prevenir que curar, por eso aconsejamos que se etiqueten bien todas las maletas y que se les ponga algún elemento distintivo para que nadie se confunda al recogerlas.

Enfermedades. Es uno de los problemas más comunes cuando viajamos al extranjero. No hablamos de grandes enfermedades que necesiten hospitalización, sino de otros problemas como por ejemplo migraña, gastroenteritis, o malestar general. Estos problemas nos impiden disfrutar de nuestro viaje y nos consumen toda la energía. Es por eso que antes del viaje en cuestión, debemos consultar con nuestro médico qué medicamentos debemos llevarnos. Si somos propicios a la indigestión, por ejemplo, tenemos que ir preparados y saber muy bien qué comer y qué no.

Perder la documentación. Si eso pasa, es normal que se siembre el caos durante unos minutos. Aún así debemos intentar mantener la calma. Si pierdes o te roban el pasaporte, por ejemplo, lo primero que tienes que hacer es poner la denuncia e informar de lo que ha pasado al Consulado General de España. Tienes que solicitar que te envíen un salvoconducto para poder volver a España o pedir un pasaporte de emergencia para poder continuar con tu viaje.

Jet lag. Es el clásico entre los clásicos cuando hablamos de viajes largos. Poder viajar a la otra punta del mundo en unas horas es una de las mejores cosas que hay. Aún así, como todo, también tiene su parte mala. Puede que al cambiar de continente o viajar a un destino lejano nos provoque malestar, dolor de cabeza, o sobretodo, mucho cansancio. Eso se debe al cambio horario y a que nuestro organismo se resiste a adaptarse. Es muy difícil evitar el jet lag. Si alguna cosa podemos hacer, es empezar a acostumbrar a nuestro cuerpo al nuevo horario días antes de emprender nuestro viaje.

Perder el vuelo/overbooking. Tanto una cosa como la otra nos impide llegar a nuestro destino el día que teníamos planeado. Si perdemos el vuelo por nuestra culpa, lo único que podemos hacer es resignarnos. En caso de que ese vuelo fuera de conexión con otro, tenemos que intentar coger otro avión que nos lleve al mismo destino para no perder el otro también. Si no es por nuestra culpa, o hay overbooking, debemos reclamar a la compañía aérea, que está obligada a indemnizarnos y a conseguirnos otro vuelo. También tenemos que contactar con nuestra compañía de seguro de viajes para informarnos y saber qué y cómo podemos reclamar.

Imágenes: SP Parking, Travel Report.

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *