Mallorca, entre calas y gastronomía

Es llegar esta época del año y empezar a no poder dejar de pensar en viajar a diferentes destinos, y seguro que te pasa que cuando echas a volar tu imaginación la imagen que se te repite y que incluso puedes sentir, tocar y oler es la de tu persona frente a unas cristalinas aguas de alguna isla de España.

Te ves allí , disfrutando y desconectando en un viaje con tu pareja en un hotel en Mallorca solo adultos, sin niños y con todo los lujos que Iberostar.com sabe que necesitas.

 

 

Y como no todo puede ser vuelta y vuelta y un mojito, es importante conocer este enclave de las Islas Baleares que te dará muchísimas posibilidades que no puedes dejar de saber, ver, oler o vivir si quieres irte de Mallorca con la conciencia tranquila:

  1. Son 262 las playas que componen Mallorca, así que hablar de todas es complicado, pero no se puede dejar de destacar alguna como El Cap Formentor, rodeada de enormes pinos. Pocas cosas hay tan bonitas como la mezcla entre el verde de los árboles y el azul de las cristalinas aguas. Si llegas a esta isla conduciendo, el paisaje no te dejará impasible, así que no te olvides de tener una cámara de fotos cerca, porque ten por seguro que pararás varias veces para fotografiar los paisajes que te encuentres antes de llegar a esta playa.
  2. Igual no te gusta demasiado ir a zonas rocosas, pero no te puedes perder la Cala Llamp, así que coge el calzado adecuado y acércate a conocerla, además, si te gusta practicar buceo, te encantará y te impresionarán sus transparentes aguas.
  3. A la mayoría de las personas no les queda otra opción que viajar en temporada alta a las islas y, claro, Mallorca no se encuentra precisamente vacía por esas fechas, aunque esto también tiene algo positivo, ya que te encontrarás una isla muy animada tanto de día como de noche. Sin embargo, aunque sea temporada alta hay ciertos lugares que encontrarás tranquilos como, por ejemplo, la Cala Estellencs, intenta estar allí hasta que caiga la tarde y disfrutar de su maravillosa puesta de sol.
  4. Rodeada de vegetación descubrirás Cala Tuent, no es precisamente cómoda ya que el suelo está compuesto de guijarros, pero te impresionará la belleza de este lugar, no es de fácil acceso así que no olvides llevarte víveres.
  5. Y porque no todo de agua son calas, también podrás practicar deportes como en la Playa de Puerto Pollença , que te esperarán actividades como:
  • Buceo, pudiendo elegir entre distintos niveles.
  • Podrás poner en práctica uno de los deportes de moda, el paddle surf, y no hace falta tener conocimientos previos para realizarlo, ya que es muy fácil y nada peligroso, no dejes de probarlo, sobre todo, si eres de esas personas que se aburren en la toalla. ¡Pasarás un buen rato y es posible que hasta tengas agujetas al día siguiente en los brazos!
  • Si lo que quieres es llegar a rincones inaccesibles para otros, alquila un kayak y prepárate para disfrutar de esta aventura.
  • Y, por último, una de las prácticas más divertidas y al mismo tiempo más complicadas, el kitesurf, no dejes de probarlo, pero siempre con un monitor, ya que es un deporte muy técnico y necesitarás formación previa
  1. Si has decidido viajar con niños, la Bahía de Alcudia es tu lugar. Un complejo turístico caracterizado por sus reservas naturales y cuya ciudad no te dejará indiferente, tanto por su belleza como por su historia. Por supuesto, su playa también te encantará.

Palma, las Cuevas del Drach, Puerto Soller…¡Mallorca es un atractivo sin fin!

Y para los amantes de la gastronomía, aquí una lista de platos típicos que debes absolutamente probar:

  • Frito mallorquí: uno de sus platos más antiguos. Existen diferentes variedades, aunque la receta más común es la que se hace con carne, cebolletas, patatas, verduritas, hinojo…
  • Su famoso tumet:, un plato vegetariano elaborado con verduras de la zona colocadas en una cazuela de barro y cuya salsa, realizada con tomates sal y ajo es muy característica.
  • Sobrasada: Te querrás llevar a casa, llevarás a todos tus amigos y familiares de vuelta y te harás bocadillos durante tu estancia en la isla. Ojo, no es ligera, así que presta atención y acuérdate de tus padres antes de meterte en el agua.
  • ¿A que ya has oído hablar de la ensaimada? Nada tiene que ver este dulce típico de la isla con otras ensaimadas que hayas probado en otros lugares, así que no dejes de tomarla. (Y seguramente seréis más de uno los que viajéis con una caja de regalo)

Aún hay muchos más lugares preciosos en Mallorca que merecen la pena y, por supuesto, más platos, pero en este artículo aparecen lo más destacables.

Si aún quieres saber más… ¿A qué esperas para ir a conocer la isla?

Planifica cuanto antes porque las vacaciones están a la vuelta de la esquina.

Imágenes: Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *