Tendencias suicidas: sentido del ridículo

Hay cosas (¿la mayoría?) que les quedan muy bien a las modelos de las revistas pero que cuando te las pruebas te hacen tener ganas de llorar. Las tendencias son crueles con el ciudadano de a pie que, inmerso en la sociedad del consumo, intenta seguirlas todas llevado por los cantos de sirena de las firmas de moda ¿El resultado? Una ciudadanía que, a veces, roza el ridículo estético (pero que es muy divertida, eso si).

No vas a tener que esforzarte mucho por identificarte con lo que voy a contar, porque si no has vivido esta situación es que no has vivido en una sociedad capitalista, es decir, consumidora de moda y tendencias (y de las otras no quedan muchas). Sitúate: probador asfixiante de una tienda de ropa de un local de gran distribución y tú probándote una prenda X de las que se lleva esa temporada. El reflejo que te devuelve el espejo engañoso del probador roza el ridículo, pero sin embargo decides comprarlo ¿Por qué? Porque no puedes no hacerlo.

Es obvio que el ser humano no tiene mucha capacidad de autocrítica ni de moderación y sigue las tendencias sin mirar demasiado si le favorecen o no (porque para eso son las tendencias). Si no estás de acuerdo, echa mano de los álbumes familiares y mira las pintas que llevabais tú y tus seres queridos hace unos años y pregúntate a ti misma si ese body de flores combinado con esos tejanos de tiro alto y largo por encima de los tobillos de verdad te favorecían mucho. Pues eso.

Afortunadamente, el sentido del ridículo acude de vez en cuando a salvarnos de salir a la calle pareciendo fugados del psiquiátrico. No siempre lo consigue, pero lo intenta. En la siguiente galería comparto con vosotros lectores las prendas que son tendencia esta temporada y que, personalmente, nunca me pondré (puede que tenga que tragarme estas palabras, si) ¿Cuáles son las vuestras? Cuéntanoslo en los comentarios, Facebook o Twitter.

Imagen de Tommy Hilfiguer

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

1 Comentario

  1. el cuero mola!!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *