Tendencias suicidas: París de las Maravillas

Un, dos, tres, responda otra vez ¿Sirve para algo la Alta Costura a día de hoy? Así de bote pronto podríamos decir que para mantener la imagen de marca de las maisons, para alimentar los aspiracionales de los consumidores, para que los diseñadores de Inditex tomen apuntes y para que yo pueda rellenar mi columna semanal. Tampoco está mal ¿no?

Esta semana (desde el lunes hasta hoy) se está celebrando en París la Semana de la Alta Costura, donde las maisons que tienen el honor de pertenecer a la Chambre syndicale de la haute couture presentan sus colecciones. Hubo una época en la que la Alta Costura vivió grandes momentos, pero podemos afirmar que en la actualidad la cosa no anda muy fina. Y es que el día que Lacroix firmó su contrato de colaboración con Desigual la haute couture empezó a caminar hacia la luz.

Pero no nos pongamos trágicos: aún quedan mujeres de jeques árabes con dinero que gastar y por supuesto, aún queda el espectáculo. Porque en los desfiles de Alta Costura suelen ser, sobre todo, una inyección visual de creatividad, imaginación y referencias culturales parecida a un “bébeme” de Alicia que te hace entrar en el País de las Maravillas. Cierto es que no sabemos cuánto durará, pero si llega el día en el que no haya más desfiles de Alta Costura habrá que inventarse otra cosa, porque la vida será un poco más fea.

Chanel, Dior y Armani Privé han sido algunas de las firmas que han desfilado. A continuación, algunas imágenes en galería ¡Bébeme!

Imagen de Getty Images

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *