Tendencias suicidas: la moderna Soft-Pop

Son una subdivisión del gran grupo de los modernos. Les gustan las películas de Eric Rohmer, los vestidos estampados, las gafas de pasta y tienen alguna habilidad artística como tocar el ukelele. Se sacan autofotos con los ojos entornados y sujetándose en sombrerito de paja en la cabeza con un brazo, como si hiciera mucho aire. Son las modernas románticas y su banda sonora vital es Soft Pop.

Los modernos son legión pero no son todos iguales. Dentro de la masa hispter hay subdivisiones y una de las mayores por el número de afiliados es el de las modernas románticas y soñadoras. Seguro que conoces a alguna, si no personalmente, por haber leído su blog o haberla visto en algún concierto/terraza/calle de tu ciudad. Sus modelos estilísticos son chicas como Zooey Deschanel o la cantante Russian Red (aunque ahora que ha dicho en público que vota a la derecha les da un poco de vergüenza) y por supuesto, son amantes de todo lo retro.

Suelen tener alguna habilidad artística que dominan en un nivel de aficionado pero con la que sueñan ganarse la vida algún día (y conquistar la fama, aunque eso también da vergüenza decirlo). Habitualmente es la fotografía o el dibujo, aunque también tocan instrumentos como el ukelele (nunca antes visto por estas tierras) que acompañan con sus vocecitas suaves y quebradas. Plasman sus habilidades artísticas en sus blogs, en los que pueden verse fotos suyas, retratos en su mayoría, con la mirada perdida y en poses naturales como mirándose a los pies con el pelo por la cara o mirando por encima de sus gafas de pasta (si, como tu abuela).

También tienen una afición desmedida por los dulces de aspecto bonito como los Cup-Cakes (magdalenas con decorado) o últimamente los macarons, lo piú en pastelería coloreada. Existen sospechas de que realmente estos dulces solo les gustan como objeto fotografiable ya que si se comiesen todos los que muestran en sus blogs dirían adiós para siempre a su talla 36, pero aún no se ha confirmado.

Amigas de sus amigas, suelen tener una cultura general amplia y nutrida por constantes novedades literarias, cinematográficas y musicales y estar al día de todo lo último. Todos tenemos una amiga que es así, lo somos nosotras mismas o si no, queremos serlo. La modernidad estaría coja sin su presencia y este artículo es más un homenaje que una crítica hacia ellas. Su estilo, analizado en la siguiente galería.

Imagen de Kling.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *