Por qué elegir un vestido de novia a medida

5 motivos para decantarte por esta opción.

Hacer un vestido de novia a medida es todo un arte. Éste es, si no el más importante, el vestido más especial que luce una mujer en su vida. De eso son conscientes en el atelier de Laura Escribano, donde confeccionan trajes de novia a medida como se hacía antaño. Con amor. A fuego lento, con las manos y con mucho mimo.

De esos sentimientos de amor y el gusto por el trabajo bien hecho nacen los vestidos a medida que se confeccionan en el taller de Laura Escribano. Ese traje a medida, que se confecciona en su totalidad en el atelier, es una pieza única, especial y pensada para la novia.

Éstas son solo algunas de las razones para escoger un vestido de novia a medida frente a un diseño de producción en cadena.

 

1. Exclusividad y personalización

El vestido es, desde el principio, una pieza realizada en exclusiva para la novia. El diseño es algo que no existe, se está creando desde cero. Por lo tanto, no hay otro igual ni parecido. Esto lo hace único y exclusivo.

“En los vestidos de producción en cadena es más difícil que las novias se vean perfectas porque son una serie de tallas estandarizadas que no sientan a todas por igual. Cada cuerpo es un mundo”, explica Laura. Por eso, el vestido de novia a medida se confecciona pensando en la fisionomía de la novia.

2. Trato personal y cercano

El primer punto de partida es hablar con la novia. En concreto, Laura Escribano realiza alrededor de 15 preguntas para rellenar un formulario que le permitirá conocerla mejor. “En este punto le explico qué es hacerse un vestido a medida, cuáles son las pautas, cómo se inicia. Les dejo muy claro que soy una guía y que en ningún caso les someteré a ideas concretas”, aclara la modista.

En el atelier de Laura Escribano se confeccionan los trajes a medida según lo que cuenta y quiere la novia. El gran reto de las modistas es encajar todo eso para que la novia se sienta preciosa, segura y perfecta el día de su boda.

“Aquí es clave saber patronar, confeccionar y modelar. Se estudian los tipos de tejidos que le favorecen más, el color, o si hay un tejido ornamental que le encanta, vemos dónde se puede situar”. Cuando la novia llega al atelier se ve todo frente al espejo.

3. Estudio completo y complejo de la novia

De la silueta, la fisionomía y la personalidad. El profesional que está detrás del traje a medida debe conocer perfectamente los puntos más favorables y menos favorables que tiene el cuerpo de la novia. En general, se estudia el físico para dar con la silueta, colores y tejidos más favorecedores.

4. Rectificar sobre la marcha

Las preguntas y la incertidumbre florecen durante el proceso. Muchas novias sienten miedo de encontrarse con algo que no tienen en la cabeza. Sin embargo, eso no ocurre porque el vestido de novia a medida se va modificando y perfilando a lo largo de las pruebas. “Utilizamos toiles de algodón al principio o glasillas para evitar esa situación”.

En el taller de Laura Escribano se utiliza Pinterest, Instagram y otras plataformas de inspiración para trabajar con la novia en sus referencias e inspiraciones. De esta manera, la modista se hace una idea del estilo o la estética que está buscando.

5. Proceso de creación es único e inolvidable

Se establece un vínculo novia-modista. El feeling y la confianza es importante. “En el atelier no hacemos nada que no se haya hablado previamente, que no se haya probado o no se haya visto”, explica Laura Escribano.

El pensamiento tridimensional no está desarrollado en todas las personas por igual. Por eso, es labor de expresión de las modistas canalizar lo que ellas ven para mostrárselo a la novia. Ésta, frente al espejo, se ve con toda la superposición de tejido y el modelado de la silueta para tener una idea muy clara de lo que será el vestido final.

Durante el proceso, Laura Escribano asesora en el estilismo final ayudando a escoger calzado, peinado, maquillaje, ramo, etc. La relación entre la novia y la modista es, en definitiva, colaborativa. Existe la confianza mutua para dar con el vestido a medida que la novia siempre había soñado.

 

Sobre Laura Escribano

Laura Escribano diseña, dibuja, modela y cose.

Modista y diseñadora, es una fiel defensora de la costura en su sentido más puro. Reivindica la profesión de antaño, aquella que entiende de formas, volúmenes y que analiza al milímetro el cuerpo femenino y lo entiende en toda su bella complejidad.

Laura Escribano da forma a los sueños de novias que acuden a su atelier buscando un diseño especial que sea único y exclusivo. En su taller de Alcobendas (Madrid) se realiza auténtica costura artesanal para novias. La modista y diseñadora trabaja con tejidos que van desde 1850 hasta 1930, recuperando impresionantes encajes, pedrerías y bordados antiguos.

El objetivo de Laura Escribano es rescatar la tradición de elaborar los vestidos a mano y a medida para crear diseños repletos de belleza, únicos y exclusivos.

Imágenes: Laura Escribano Atelier

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *