¡Pon un reloj Cartier en tu vida!

La firma Cartier es sinónimo de lujo y distinción.

Son modelos que no dejan indiferente y que aportan a cualquier look un sello de exclusividad. Pero lucir un Cartier en la muñeca no es precisamente barato; la alta relojería se paga y para muchas personas parece un sueño inalcanzable.

Por suerte, hay un amplio mercado de relojes de mujer de segundo mano al que podemos recurrir con facilidad. El sueño puede convertirse en realidad por mucho menos dinero del que imaginamos.

 

 

Para conocer precios y modelos y comprobar hasta dónde podemos llegar, nada más fácil que visitar la página de Chronoexpert. Este marketplace de relojes de lujo tiene a la venta más de 6.000 modelos exclusivos nuevos y de segunda mano, de los que cerca de 400 pertenecen a la marca Cartier. Las piezas, auténticas representaciones del arte en joyería, forman parte de 16 colecciones para hombre y mujer.

Una de las más representativas es Tank, con su clásica estructura cuadrada o rectangular con números romanos. En Chronoexpert podemos encontrar auténticas maravillas de esta colección y a precios muy rebajados, como el modelo Francés Oro Blanco con caja de cristal de zafiro, o el Anglais Oro rosa. Otra colección representativa de los relojes joya de Cartier es la Santos, con sus característicos remaches en el perímetro de la caja.

Cartier, la marca de la realeza

La historia de Cartier empieza en el año 1847, cuando el joyero Louis-François Cartier crea un taller en París dedicado a la haute horlogerie, o la relojería de lujo. En aquella época, su trabajo se centraba básicamente en la fabricación de joyas y relojes de bolsillo adornados con gemas, que tenían como principales destinatarios a celebridades y personajes de la realeza.

De hecho, Eduardo VII de Inglaterra otorgó a Cartier la Orden de la Realeza Británica, que le distinguía como proveedor destacado de la monarquía. Lo mismo ocurrió después en otras monarquías reinantes en Europa, que también depositaron su confianza en la marca francesa.

 

1904: la influencia del aviador

Pero el verdadero despegue de Cartier se produjo en el año 1904, cuando el aviador brasileño Alberto Santos Dumont comentó con el joyero francés una cuestión curiosa: le resultaba muy incómodo consultar su reloj del bolsillo mientas estaba pilotando. A partir de aquí, Cartier se puso manos a la obra y diseñó el primer reloj de pulsera para hombre en la historia de la relojería. Fue el que se conoce como modelo Santos, un clásico que ha perdurado hasta nuestro días y que se convirtió en uno de los sellos distintivos de la marca.

Años antes de la aparición del reloj Santos, Cartier padre había delegado las responsabilidades de la marca en sus descendientes. Sus nietos Louis, Pierre y Jacques fueron los encargados de lanzar la firma a nivel internacional y de crear los diseños más reconocidos, como el Mistery Clock, diseños vintage, los modelos Baignoire y Tortue o el Cartier Tank. Muchos de ellos todavía están presentes en el mercado.

La marca Cartier se representa con el logotipo de una pantera. El origen de este simbolismo está vinculado a la figura de Jeanne Toussaint, una mujer influyente emparentada con los Cartier que solía lucir un abrigo de pantera.

Imágenes: Cartier, Pinterest

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *