Piercing cerebral: ¿tendencia o locura?

A medida que ha ido pasando el tiempo los piercings han dejado de ser un reflejo de los valores culturales, religiosos y espirituales para convertirse simplemente en un elemento de carácter estético. En nuestra sociedad moderna los piercings son parte de la moda y las tendencias que seguimos, muchos incluso se vuelven adictos a ellos y acaban sin espacio en su cuerpo para poder colocarse más. Sin embargo, como cualquier otra moda, la de los piercings no se queda atrás y sigue innovando hasta sorprendernos o hacer que nos quedemos atónitos.

strange-piercing_49

Estamos hablando de los piercings cerebrales y aunque parezca una broma, se trata de algo real como cualquier otro piercing más tradicional. El procedimiento consiste en taladrar dos pequeños orificios en el cráneo, para después poder introducir un aro metálico a través de ellos. Como se trata de una perforación más dolorosa y complicada de lo normal, es importante que todo el procedimiento se lleve a cabo bajo los efectos de la anestesia.

Lo más descabellado de todo es que el aro de metal toca ligeramente el tejido cerebral, haciendo sentir a quienes se lo realizan una especie de masaje que genera una sensación de placer y constante euforia. Por esta razón muchos aseguran que esta nueva y alocada tendencia podría ser el sustituto de muchas drogas, además de una tendencia demasiado extrema. Sin embargo, no es la primera vez que un piercing se utiliza de estimulante, ya que los famosos piercings genitales la mayoría de las veces son realizados para hacer más placenteras las relaciones sexuales.

pierc

De todos modos, el problema radica en que muchos expertos aseguran que este piercing puede causar grandes daños irreparables en el tejido cerebral, pero al parecer es un riesgo que muchos ignoran, y han preferido hacérselo con tal de estar constantemente bajo un efecto similar al de las drogas. Así que, ¿tendencia o locura? Juzgad vosotros mismos.

Imágenes: Pinterest

Autor: Celia Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *