Pasminas, el complemento ideal de entretiempo

A la hora de componer un look, sea la temporada que sea -otoño/invierno, o primavera/verano en el caso de las fashion victims que viven en cada una de nosotras-, e independientemente del estilo que tenga cada mujer, los accesorios son los encargados de diferenciar un tipo de estilismo.

Si combinamos la ropa que nos ponemos un día concreto con los adornos adecuados, éste es capaz de dar un cambio espectacular y un giro totalmente inesperado al outfit en cuestión. Sin duda, un componente especial a mayores de las joyas que puedan llevarse, son las piezas que hacen único un estilismo con un tejido similar. Este es el caso de las pasminas.

Un punto de color que además de abrigar en momentos clave, le dan ese complemento único que diferencia. Para utilizar una pasmina, es necesario que las tonalidades casen, pero sea lo suficientemente diferente para que éste destaque sobre el resto.

Así, anudado al cuello, sobre los hombros en un bonito gesto que queda femenino a la par que sofisticado que le da la clase de elegancia que aporta un accesorio. Así, con flecos o sin ellos, las pasminas o fulares pueden utilizarse indistintamente para darle el estilo ideal que toda mujer busca.

Imagen: Asos

Autor: Marta Marciel

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *