Neón, lentejuelas y colores pastel en el estreno de La Condesa en MBFWM

Marina Conde, directora creativa de La Condesa, nos traslada a la Piscina Conde desde la visión de su infancia para la colección primavera/verano 2019.

María del Pilar, madre de la directora creativa, ha servido de inspiración para diseñar su propuesta para la próxima temporada primavera-verano 2019.

Bajo el nombre de “Piscina Conde”, en honor al negocio que fundó su familia en los años 60, la primera piscina de Badajoz que por las noches se convertía en un club social, un lugar en el que se celebraban guateques y tocaban orquestas en directo. Y donde, en los 80, Marina creció y aprendió a nadar, a dominar el futbolín y a entender el sacrificio que supone un negocio propio.

 

Marina Conde, directora creativa de La Condesa

 

En esta colección conviven las décadas de los 60 y los 80 en prendas iridiscentes, de corte femenino, pero con el toque rebelde que caracteriza todas las colecciones de La Condesa. Sin perder su esencia aristocrática propone un regreso a la infancia, a los veranos en la piscina de su familia y a la felicidad inocente de los niños, que esperan todo el año la llegada del verano. “Decidí rescatar estos momentos porque representan la niñez y la felicidad absoluta”, cuenta Marina.

Lentejuelas, tejidos de lamé e iridiscentes que recuerdan al reflejo del agua, colores neón y prendas en color pastel desfilaron a ritmo de Let’s Eat Grandma, The Perfect Kiss y The Psychedelic Furs. A través de la música, sello  de  identidad  de  la  marca,  se  busca  conducir  al espectador a través de los recuerdos de su familia en un viaje nostálgico y dulce, y hacerle revivir su propia infancia.

 

Propuestas de La Condesa para primavera-verano 2019

 

Piscinas desde una vista aérea, flotadores o motivos de merendolas sobre tejidos vichy son algunos de los estampados propios que ha creado la marca. Marina ha tomado como inspiración los álbumes familiares fijándose en las formas y los estampados de los vestidos y trajes de baño de su madre, así como en la estética piscinera de finales del siglo XX.

The Milkshake Room fue la encargada de completar este escenario mágico representando el agua y las piscinas como las imaginaría un niño, en forma de globos de colores. Ana Martin completó los looks con zapatos de tacón en tonos flúor y brillantes. Mientras que Igor customizó su oferta de chanclas con los tejidos de la colección. El toque final lo puso BestWay con su marca Fashion Floats, los flotadores de moda.

Imágenes: La Condesa

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *