Mira una moderna: análisis de una tendencia

Si tú no lo eres, seguro que tienes alguna amiga que sí. En los últimos años las grandes ciudades se han visto progresivamente invadidas de jóvenes que, escondidos tras enormes gafas de pasta, han puesto la moda de moda (si, con redundancia) y ahora son legión. Son modernos y todas las críticas que les llueven solapan en realidad una inconfesable envidia. Imágenes de Urban Outfitters.

«Mira una moderna, una moderna de mierda», cantaba el grupo Putilatex, allá por principios de década anterior. La canción llegó a convertirse en himno precisamente en los locales más modernos de las ciudades, en un ejercicio no demasiado profundo de ironía. La modernidad o las tendencias no siempre despiertan demasiadas simpatías entre la masa, puede que por envidia (no soy tan modern@ como el/la otr@), por sensación de intrusismo (son todos unos posers, nosotros somos los auténticos) o por superioridad (yo no sigo la moda, yo soy original).

Sea como sea, la gente moderna –llamémosla así- llama la atención en la sociedad, incluso ahora cuando la modernidad extrema también se ha democratizado y está al alcance de cualquiera en las estanterías de la gran distribución. Sin embargo, no todo el que quiere puede y los auténticos modernos despuntan por encima de los demás wannabes, llevando siempre la tendencia un paso más allá (y despertando admiración y odio entre sus congéneres a partes iguales).

La moderna se sabe observada y además de los estilismos que cuida con esmero para conseguir que parezca precisamente lo contrario, sabe posar en cada momento para salir bien en todas las fotos que se cuelguen en la red social, acude a las fiestas esperando que algún fotógrafo de los que retratan la noche la saque de su anonimato como a Cory Kennedy, se interesa por la cultura en general pero no muy en particular y hace sus pinitos en alguna disciplina creativa, preferiblemente la fotografía, gracias. Por supuesto tiene un blog en dónde muestra sus creaciones al mundo, que sería infinitamente más aburrido sin ellas.

Al igual que todas las tribus urbanas (aunque no está muy claro si se pueden etiquetar ya como tal) tienen unas características grupales comunes, aunque en esta ocasión la música no es el principal nexo de unión. Aquí lo que prima es la estética sin excusas.

Autor: Carmen Lopez

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Fatal error: Uncaught exception 'Exception' with message 'Cache directory not writable. Comet Cache needs this directory please: `/home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/cache/comet-cache/cache/https/www-nosotras-com/moda`. Set permissions to `755` or higher; `777` might be needed in some cases.' in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php:367 Stack trace: #0 [internal function]: WebSharks\CometCache\Classes\AdvancedCache->outputBufferCallbackHandler('<!DOCTYPE html>...', 9) #1 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/functions.php(3780): ob_end_flush() #2 [internal function]: wp_ob_end_flush_all('') #3 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(286): call_user_func_array('wp_ob_end_flush...', Array) #4 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/class-wp-hook.php(310): WP_Hook->apply_filters('', Array) #5 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/plugin.php(453): WP_Hook->do_action(Array) #6 /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-includes/loa in /home/nosotras/www/nosotras_com/wp-content/plugins/comet-cache/src/includes/traits/Ac/ObUtils.php on line 367