María Barros presenta su colección primavera-verano 2008

Mostrando una fuerte admiración por los años 50, Maria Barros comienza a trabajar en su nueva colección primavera-verano 2008 analizando la época y encontrando en ella inspiración.

Dejándose llevar por las influencias que marcaron aquellos años, paulatinamente se sumerge en un mundo propio de formas y estructuras, dando a luz a una colección relajada que lleva el sello de su propia identidad.

Como resultado logra un análisis completo de la prenda, un estudio estético de la geometría pura y las formas fluidas.

Conjunto de chaqueta y mallas en gris, uno de los colores fetiche de María Barros

Conjunto de blusa y pantalón ancho

Con rigurosa exactitud se logran siluetas precisas que componen diversas texturas.

Conjunto de top palabra de honor y pantalón pesquero en blanco y gris

María Barros juega con el volumen en este vestido

Trabajando siempre con tejidos nobles como la seda en los colores primarios (rojo, amarillo y azul), elabora de forma artesanal sistemas geométricos salpicados por tonalidades como el gris y el rosa en delicados tules.

Vestido largo de seda

Minivestido globo en azul

Minivestido globo en amarillo con cahqueta gris con lazada

Conjunto de falda y capa de seda en azul

Conjunto masculino con chaqueta de seda gris

Propuesta para las lluvias primaverales, como no, en gris

Autor: Ana Pitarch

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *