Los tocados de efecto cristal que enamorarían a la mismísima Cenicienta

El Taller de Bagatela lanza una nueva colección de accesorios capilares para novias delicadas y románticas

¿Quién querría unos zapatos de cristal pudiendo lucir ese mismo efecto en el tocado de novia? Si tu sueño es emular el cuento de la Cenicienta, El Taller de Bagatela presenta una colección de tocados efecto cristal perfectos para novias que desean una boda de ensueño.

Los novedosos diseños en los que ha trabajado Isabel García, directora creativa de la firma, son tremendamente vistosos y originales. Su efecto espejo o cristal realizado en esmalte (y con una fórmula secreta), quedan espectaculares sobre el cabello.

Las flores se enredan en el alambre y van creando ramificaciones de efecto cristal con tonalidades que escoge la novia personalmente.

¿El resultado? Un efecto óptico que no deja indiferente a nadie y que aporta ese toque joya y de distinción al estilismo nupcial completo.

Todos los tocados de El Taller de Bagatela se pueden confeccionar a medida y en estrecha colaboración con la novia.

Además, la firma de tocados cuenta con diseños disponibles en stock que sirven como inspiración o listos para llevar por parte de novias, invitadas o madrinas.

 

Sobre El Taller de Bagatela 

Todo lo que toca Isabel lo convierte en único y exclusivo. Tiene ese don de crear con las manos, de trabajar de manera 100% artesanal cada uno de sus tocados. Pétalo a pétalo. Flor a flor.

Su firma, El Taller de Bagatela, cuenta con un estilo de tocado muy definido, unos diseños que se inspiran en la naturaleza, en lo orgánico y en lo realista, reflejando la personalidad de cada novia o invitada.

Desde El Taller de Bagatela trabajan a medida piezas únicas, confeccionadas en exclusiva para cada clienta. “Creamos a partir de los gustos de la persona que viene al taller. Podemos hacer que hable de ti, poner tus flores favoritas, colocar estrellas que representen las que tienes en el cielo o evocar lugares importantes de vuestra historia”, explica Isabel García, Directora Creativa de El Taller de Bagatela.

Tocados para novias e invitadas, joyas inspiradas en la naturaleza

No hay una flor igual a otra. Ni un tocado igual a otro.

El trabajo de elaboración de cada pieza es minucioso y artesanal, todos los diseños se crean a mano para ofrecer ese plus de exclusividad.

Cuando una novia o invitada entra en El Taller de Bagatela descubre el universo mágico de sus tocados. “Es muy importante ver fotos del vestido de novia ya que hay tocados que son incompatibles con ciertos estilos. También hablamos del peinado, siempre aconsejo que las pruebas de peinado las hagan con el tocado ya hecho para probar diferentes estilos y formas. Nuestros tocados tienen la versatilidad de poder colocarse de varias formas diferentes”, cuenta Isabel.

Las flores, las hojas, los capullos y todos los elementos se escogen uno a uno. También los colores, el acabado de las piezas: perlado, metalizado, mate, brillo, acuarela, etc.

El Taller de Bagatela ofrece, además, la posibilidad de esconder pequeños tesoros entre los tocados. Pequeños detalles que pasan inadvertidos a los ojos de los demás pero que las novias los lucen con mucha emoción.

 

El Taller de Bagatela, esencia orgánica en cada una de sus creaciones

Los tocados que se confeccionan en el taller se trabajan con porcelana fría, alambre esmaltado, piedras, perlas, telas, flores preservadas, plumas, flores secas, de papel, etc. 

Una amplia variedad de materiales que garantizan diversidad de acabados y estilos. La continua investigación para dar con detalles novedosos y sorprendentes es una de las constantes de Isabel.

Además de tocados para novias e invitadas, también se confeccionan a medida diseños para niñas, ramos de novia, prendidos, porta alianzas o cualquier tipo de accesorio que forme parte de bodas, bautizos, comuniones o eventos especiales.

Isabel García, Directora Creativa de El Taller de Bagatela

Isabel García, Directora Creativa de El Taller de Bagatela, estudió Diseño de Joyería en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. Para culminar su carrera académica, realizó su proyecto en Le Arti Orafe Jewellery School & Academy de Florencia. Con esa habilidad para las artes, Isabel siempre ha estado pintando, modelando o bordando. En definitiva, creando con las manos.

¿Por qué tocados? Tras leer el libro ‘No culpes al Karma…’ y descubrir que la protagonista trabajaba con plumas haciendo tocados y complementos, contrató un curso con una de las mejores profesionales del sector.

Desde entonces, Isabel sigue creando piezas únicas para sus clientas en su taller de Madrid. Creando cada tocado con mimo. Con paciencia. Con amor. Y con emoción.

Fuente e imágenes: El Taller de Bagatela

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *