Dior Alta Costura otoño-invierno 2018-2019 conquista París

¿Es posible celebrar la alta costura y, al mismo tiempo, ofrecer una lectura crítica de ésta? ¿Es posible mantenerse fiel a las estrictas reglas decretadas por la Chambre Syndicale de la Haute Couture mientras se desglosan para crear un nuevo orden?

 

 

Estas son las preguntas que se plantea la Directora Creativa Maria Grazia Chiuri en la nueva colección de alta costura otoño-invierno 2018-2019 para Dior y después de la exposición “Christian Dior: Diseñador de sueños” en el Musée des Arts Décoratifs que, poniendo el foco en las creaciones de Alta Costura, rinde homenaje al lugar sagrado y eterno que es el atelier.

Los ateliers son templos, guardianes del pensamiento y las ideas. Es en el corazón de esta noción de alta costura, con su serie de imágenes, formas, colores y estados de ánimo, donde se desarrolla la visión creativa de Maria Grazia Chiuri.

Couture es un ejemplo de la vanguardia, una forma de arte que se desarrolla a través de la imaginación. Una reflexión que cultiva la osadía de repetir gestos codificados mientras se intenta desafiarlos y revocarlos.

 

Dior Alta Costura otoño-invierno 2018-2019

 

Porque la alta costura de hoy es, ante todo, un gesto conceptual. Algunas veces son las telas las que toman la iniciativa, producidas en antiguos molinos que solo pueden tejer algunos metros a la vez y que tienen la tarea de introducir un elemento inusual o un nuevo aspecto de savoir- faire.

Cada material es capaz de sufrir modificaciones para acentuar inesperadamente su efecto. En otros momentos, la idea inicial proviene del deseo de redefinir el ritual y la manera de vestirse de acuerdo con los diversos momentos y ocasiones que marcan un día.

La alta costura ofrece la oportunidad de usar una calidad que es única, para adaptar un trabajo perfecto al propio cuerpo. Maria Grazia Chiuri vuelve a los fundamentos y diseños de trajes en los que la chaqueta Bar desarrolla mangas batwing. La transgresión real radica en referirse a las reglas de uso mientras tuerce su sintaxis.

La paleta en polvo (ladrillo, verde, rosa y naranja), interactuando con el desnudo, colorea la ropa, pero también los accesorios (refinados bisutería, velo y sombreros) en una continuidad complementaria del cuerpo en el que la alta costura coloca el énfasis.

 

Dior Alta Costura otoño-invierno 2018-2019

 

Los vestidos de noche, deslumbrados por su combinación de pliegues y capas, contrastan con bustiers simples que ofrecen una sorprendente disonancia. La forma escultural de un vestido de seda rojo cosido de una sola pieza de tela abre el camino a una serie de creaciones majestuosas e íntimas, moderadas y explosivas: la alta costura, en el proceso, se convierte en un lugar psicológico de resistencia femenina.

Es a través de este encuentro entre un sistema de reglas establecidas y la creatividad más libre que, para María Grazia Chiuri, la alta costura se convierte en rebelión: una especie de “guerrilla” ideológica que explota en las fronteras de la tradición arraigada, sin sobrepasarlas nunca.

El desfile de las nuevas creaciones de Alta Costura de Dior se presentaron el pasado 2 de julio con la presencia, entre otras, de la influencer española Alex Rivière.

 

La actriz Emma Roberts, la modelo Karlie Kloss y la influencer Alex Rivière

 

Fuente e imágenes: Dior

Autor: Alba Gatell

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *