Decálogo para escoger gafas de sol

 

Las 10 claves a tener en cuenta para escoger gafas de sol

 

Basándose en los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Óptica & Audiología Universitaria ha establecido un decálogo de pautas esenciales a la hora de adquirir unas gafas de sol.

El organismo de Naciones Unidas recomienda utilizar gafas de sol con un índice de protección frente a los rayos UVA y UVB para prevenir los daños oculares debidos a la radiación solar.

 

Como no todas las gafas de sol protegen la vista adecuadamente, Alicia Escuer, directora técnica y de formación de Óptica & Audiología Universitaria, nos detalla las pautas que deben seguirse para no escoger unas gafas erróneamente, siempre con la premisa de que tanto niños como adultos deben proteger su vista de la radiación solar.

 


 

Asesorarse en establecimientos autorizados.

Los establecimientos autorizados son una garantía de calidad, ya que han pasado todos los controles requeridos. En ningún caso se deben adquirir gafas de sol en puestos de venta ambulante”, señala Escuer.

 

Comprobar que las gafas estén homologadas.

En los establecimientos autorizados las gafas tienen el sello CE, que asegura que cumplen con la normativa de la Comunidad Europea.

 

Exigir que lleven etiqueta UV.

Las siglas UV deben aparecer siempre en la etiqueta, ya que garantizan que las gafas tienen protección contra la radiación solar.

 

Que el precio no nos confunda.

El precio no siempre es garantía de seguridad.

“Como las gafas de sol, además de cumplir su función de protección ocular, son un complemento de moda, en ocasiones el diseño encarece el precio, lo que no implica una mayor protección”, aclara Escuer.

 

Pensar en la climatología y la actividad que vamos a realizar más habitualmente.

En las lentes de las gafas de sol se etiqueta su categoría, que va de 0 a 4.

Cada categoría corresponde a una climatología: las de categoría 0 son para realizar actividades cotidianas en días nublados; las de categoría 1, para las actividades normales en días con nubes y claros; las de categoría 2 sirven tanto para actividades cotidianas como deportivas en días de sol moderado; las de categoría 3, las más habituales, son para ir a la playa o pasar un día de verano al aire libre.

Por último, las de categoría 4 se deben utilizar en condiciones de mucha intensidad de luz solar, como son deportes acuáticos o de alta montaña.

 

 

 

 

Cuidado con las gafas oscuras no homologadas.

Es un error pensar que llevar cualquier tipo de lentes oscuras es suficiente para proteger la vista.

Puede ser al revés. “Con la oscuridad, la pupila se dilata para dejar entrar más luz y, por tanto, más radiación, aunque no la notemos. De esta manera, es mucho peor llevar unas gafas oscuras sin filtro UV que no llevar nada”, advierte Escuer.

 

Hacer un buen uso de las lentes polarizadas

Las gafas de sol polarizadas están marcadas con una P o la palabra Polarized en la cara interna de la varilla y están indicadas especialmente para la conducción y deportes náuticos.

No están recomendadas si la actividad a realizar se va a combinar con otro cristal polarizado, por ejemplo, un casco de moto con protector polarizado.

 

Llevarlas bien graduadas

“Si es necesario, las gafas de sol deben tener la graduación adecuada. Una buena manera es graduar ambas gafas a la vez, las de vista y las de sol, cada vez que el optomestrista u oftalmólogo lo indique”, explica la experta.

 

Gafas de sol, todo el año

“Siempre que la radiación ultravioleta supere el índice 6 se deben utilizar gafas de sol. Por tanto, no solo hay que protegerse de la radiación en verano”, recuerda Escuer.

 

Nunca en interiores

Las gafas de sol no deben utilizarse en espacios interiores porque obligan a forzar la vista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes: culturacolectiva.com, noticiastu.com, pelo-largo.com, estasdemoda.com

Autor: Andrea Pascual

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *