Cómo ir cómoda al trabajo sin perder estilo

A la hora de escoger el look ideal para el trabajo, tenemos que tener en cuenta muchos aspectos, siendo la comodidad el más importante. Pasamos muchas horas en la oficina y hay que apostar por prendas que nos faciliten la vida, no que nos la compliquen más. ¿No crees?

Lo ideal es encontrar ese conjunto que luzca divino, sin perder la practicidad de la ropa ni la estilo del estilo personal. Se acabó lo de quedarte mirando el armario y ofuscarte, quejándote de no encontrar nada idóneo para ponerte. Siempre hay una nueva combinación esperando por ti. Es importante no pasarse ni excederse a la hora de escoger los outfits para ir al trabajo, ya que no se está yendo a ningún desfile ni saliendo de fiesta. Ir perfecta nunca ha sido sinónimo de ir demasiado cargada ni inapropiada para la ocasión. 

 

 

Queremos darte algunos tips para ir adecuada a trabajar sin renunciar al estilo e ir chic. 

  • Viste de un único color: este método realzará tu figura y, aunque no lo creas, hará que destaques más que si fueras vestida de ‘colorines’.
  • Blazers: pueden acabar convirtiéndose en tu prenda fetiche. Además, es un básico imprescindible en cualquier época del año. Añaden un punto de sofisticación y pueden combinarse con pantalones y camisetas más informales.
  • Bolso de calidad: seguro que has gastado grandes sumas de dinero en bolsos ‘medio buenos’. Ya es hora de ahorrar un poquito y comprarte ese bolso de calidad que tanto te gusta y que podrías usar para todo. “Comprar barato” es comprar dos veces. Hay que tener en el armario elementos atemporales y multiuso.
  • Zapatos clásicos, cómodos y bonitos: no hace falta lucir zapatos de tacón extremadamente alto y pasarlo mal durante todo el día. La jornada laboral ya es larga de por sí, no la alargues más con zapatos que te den dolores de cabeza. Los diseños destalonados son una buena opción.

  • Moderniza tu traje pantalón: apuesta por nuevos cortes y chaquetas oversize. Están de moda y lucen perfectas para el día a día. Escapa de lo ordinario y combina nuevas texturas que hagan que tus compañeros y compañeras de trabajo se giren al verte pasar.

Es posible ir cómoda y a la vez no dejar indiferente a nadie. A todas nos suele costar bastante encontrar un balance entre lo bonito y lo cómodo, pero optar por la calidad y la comodidad está por encima de todo lo demás. Como buenas mujeres modernas, no debemos renunciar nunca al estilo y a sentirnos favorecidas, así como tampoco a la opción de llevar prendas que nos hagan sentir libres.

 

¡Cómoda y bonita al trabajo, siempre!

 

Imágenes: Vogue, Myshowroomblog.es 

 

 

 

Autor: Júlia Benach

Comparte esta noticia en

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *